El reclamo de paritarias vuelve a encender la alarma en varios distritos de la Provincia

El reclamo de paritarias vuelve a encender la alarma en varios distritos de la Provincia

Los sindicatos bonaerenses trabajan para derogar una ley de los años ´90 mientras se disputan afiliados. Mala predisposición de Intendentes.

El reclamo de una ley paritaria para los municipales enciende la alarma en varios distritos. El impulso de la Asociación de los Trabajadores del Estado (ATE) genera movimientos en los despachos de los intendentes bonaerenses que, en algunos casos, son apuntados por la precarización de sus empleados.

Las necesidades en los Municipios, acompañadas de los problemas denunciados desde varios sectores, movilizó a diferentes gremios aunque las negociaciones no son sencillas.

Según pudo saber Letra P, en el oficialismo no cayó bien la idea del sindicato que encabeza Oscar de Isasi, quien en  sus discurso recuerda cómo sobreviven los empleados de cada ciudad de la Provincia. Los Intendentes, hoy en la mira, son los principales opositores.

“Les quitaría un poder que sólo perjudica a los trabajadores”, le dijo a este portal Ronaldo Cisneros, responsable del Área Estratégica Municipal de ATE. La afirmación gira en torno a la influencia de los jefes comunales en la decisión de los nombramientos, la distribución de insumos y, entre otras cosas, los pases de categorización.

Según plantea Cisneros, al no existir un marco legal favorable, cada dirigente político decide a gusto quiénes reciben los beneficios de la gestión. “Lamentablemente, la ley 11.757 la tenemos encima. Así, los intendentes hacen lo que quieren”.

Pero la tarea del sindicato más crítico a la administración de Daniel Scioli no es fácil. Otros factores condicionan la posibilidad de que el proyecto avance y el sueño de una paritaria propia sea real.

En la iniciativa se busca que un requisito clave se olvide y participar en el ámbito de discusión, a pesar de que se plantee sustancial poseer el 10 por ciento de afiliados municipales. El escollo, como se plantea en el artículo 51 de la legislación, es que sólo se reconoce a la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires y a los sindicatos a ella afiliados, como únicos representantes sindicales de los trabajadores de los municipios.

“Estamos hablando para que ese punto se cambiara”, afirmó el referente de ATE, quien recordó la acción judicial que los favoreció para ser representativos. “Los Intendentes nos decían que no, pero sí formamos parte del mundo gremial en los distritos”.

Este punto es uno de los más complejos, sobre todo por la exposición de la interna entre los gremios. La histórica de disputa por los afiliados, a pesar de que existen diálogos entre los referentes, vuelve a primer plano y no beneficia a ninguno de los espacios.

Lo cierto es que existió un diálogo con los diputados que presentaron los proyectos, y De Isasi habló con Rubén “Cholo” García para acercar las partes, de la misma forma con aquellos dirigentes con peso específico en los sindicatos que representan a los trabajadores de cada región.

García, un referente con historia en la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), plantea la necesidad de que la ley se elimine. Gracias al diputado Hernán Doval, se impulsó un proyecto de su sector.

Como le aseguró a este portal García, es fundamental que “rija un salario mínimo de referencia”, algo similar a lo planteado en el espacio que responde a Pablo Micheli a nivel nacional. “Que exista una paritaria provincial en la que se establezca cuál es el mínimo que deben ganar los empleados, y que después cada municipio tenga la autonomía para definir en paritarias el salario de sus empleados”.

Por ahora, la situación –y apoyo– de los proyectos que incluyen al del massismo, que en un tono moderado reclamó adecuarse a la situación de cada municipio, se mantiene en la agenda que mantiene atentos a los 135 ejecutivos locales.

Comentá la nota