Recolectores de residuos se niegan a liberar camiones compactadores

Recolectores de residuos se niegan a liberar camiones compactadores

Decenas de trabajadores municipales de Caleta Olivia afectados al servicio de recolección de residuos urbanos se concentraron a media mañana de ayer en su base operativa para impedir que se diera complimiento a un oficio judicial que les presentó una comisión policial. A través del mismo se les ordenaba liberar varios camiones compactadores que mantienen retenidos en el marco de la huelga que iniciaron hace una semana.

Las medidas de fuerza de los empleados y obreros de esa comuna -totales, parciales o por secciones- son una constante desde prácticamente el mismo inicio de la gestión del intendente Facundo Prades.

En la mayoría de los casos se gestaron por la demora en el pago de salarios, pero ahora tienden a agudizarse ya que el gremio (SOEMCO) reclama un 42% de incremento salarial para el personal de planta permanente que oscila en unos 3.500 agentes, a lo que hay que sumarle las demandas de aproximadamente otros 3.000 que integran los planteles de contratados, cooperativistas y planes sociales, cuyos ingresos económicos son muy inferiores a los del primer rango mencionado.

El área Recolección nuclea a trabajadores de todos los sectores y no tienen uniforme ni calzado adecuado, e incluso los guantes que se les provee son inadecuados para cumplir con una tarea que reviste riesgos ambientales y de salud.

Pero al margen de ello, los operarios que iniciaron la medida de fuerza (dicen ser cerca de 150) le reclaman al jefe comunal que cumpla con una promesa de recategorización que les hizo hace más de dos años: elevar el módulo a los de planta permanente, pasar a planta a los contratados y mejorar los ingresos económicos de los que revisten en planes sociales y cooperativas.

“Prades ya se olvidó de que cuando hubo un prolongado paro general el sector Recolección fue uno de los pocos que trabajó y encima ahora dice que dañamos los camiones para dejarnos mal ante los vecinos, cosa que no es cierto y prueba de ello es que uno está parado desde hace un año porque nunca lo hizo reparar”, indicó uno de los manifestantes a El Patagónico.

En tanto, el servicio público se viene cumpliendo de manera irregular, mediante la instrumentación de un programa de emergencia con personal operativo que pertenece al mismo área de Recolección, pero que no está adherido a la huelga, con el soporte de obreros de otros sectores.

Para ello se utilizan camiones supuestamente facilitados por empresas particulares, pero todo ello no alcanza para cubrir todas las necesidades y vastos sectores urbanos están impregnados de residuos que son esparcidos por los perros callejeros.

LOS ACUSA DE VANDALISMO

Por su parte, el intendente que fue electo por una de las listas de Cambiemos pero a poco de asumir se escindió de esa coalición de orientación neoliberal, acusó públicamente a los recolectores huelguistas de provocar destrozos en los camiones compactadores.

Por otro lado, dio a entender que no podrá conceder el 42% de incremento salarial que reclama el SOEMCO porque la comuna no tiene los recursos económicos suficientes y por lo tanto su prioridad se limita a “mantener los puestos de trabajo”. Además, según sus dichos difundidos a través de un parte de prensa, las recategorizaciones reclamadas “se van haciendo por diferentes lugares, como corresponde, y de acuerdo a las posibilidades de la Municipalidad con sus ahorros”.

En consecuencia relativizó la nueva protesta, afirmando que la misma se gestó por “una decisión que tomaron 11 o 12 personas que tienen menos de 4 años en la municipalidad” y “están cometiendo un ilícito como es retener los bienes municipales”, algo que perjudica a la sociedad en su conjunto

También confirmó que se hizo la denuncia correspondiente y advirtió que “quienes no estén a gusto en el sector pueden dar un paso al costado”, ya que el Departamento Ejecutivo no va a contemplar maneras de actuar que sean “extorsivas y violentas”.

Coment� la nota