Recrudece polémica entre comerciantes y el gremio mercantil

El representante gremial, Jorge Nemesio, le envió una carta documento a Jorge Ortíz Echagüe, acusándolo de efectuar "graves acusaciones" como así también amenazó con iniciar acciones legales.

En tanto, la Cámara remitió a este diario una solicitada calificando al gremio de "patoteril".

La polémica, en torno al cierre dominical del Vivero Dadán, sigue generando manifestaciones contrapuestas. Por su parte, el secretario general del Centro de Empleados de Comercio (CEC), Carlos Nemesio, le envió ayer al mediodía una carta documento al titular de la Cámara de Comercio, Jorge Ortíz Echagüe, acusándolo por las "gravísimas declaraciones vertidas, durante los últimos días, en distintos medios de prensa". En la nota, el representante gremial afirma que el accionar de Ortíz Echagüe resultó injurioso y contrario a la buena fe, y que las afirmaciones públicas fueron agraviantes hacia la entidad gremial como así también ajenas a la verdad.

"Desde el Centro de Empleados de Comercio, lo que se pretende, es respetar las normas laborales vigentes. Sus fragrantes declaraciones, incitando a los comercios a actuar en violación a la normativa laboral, en especial a la jornada de trabajo, días y horarios no laborables, como así también contra los acuerdos logrados por esta entidad, implican una apología del delito intentando generar en los locales comerciales conductas que contrarían a la legislación citada", dice la carta.

Denuncia.

A su vez, la carta documento indica que "por medio de la nota, se lo intima a terminar con sus infundados e injuriosos ataques hacia esta entidad gremial, y de abstenerse de realizar declaraciones que impliquen la realización de conductas contrarias a las normas laborales". También amenazó con iniciar acciones legales o una denuncia penal, ante la Fiscalía de turno, "en protección de esta entidad".

Por otra parte, desde la Cámara de Comercio realizaron el jueves una solicitada que remitieron ayer a este diario donde "denuncia y repudia" el accionar del CEC. En diálogo con LA ARENA, Ortíz Echagüe dijo que la misiva no tuvo nada que ver con la carta a documento mencionada.

En la solicitada, en tanto, se culpa al gremio que, días atrás, dio otra muestra de sus prácticas "autoritarias, amenazantes y patoteriles" al afirmar que no son nuevas y que se vienen afianzando como un "modus operandi". La expresión fue en referencia al conflicto desatado entre la Cámara de Comercio y el CEC por el cierre, durante los días domingos, del Vivero Dadán.

En tanto, en la nota, la Cámara expresa que "lo vimos el día del empleado de comercio cuando dañaron mercaderías y escracharon locales comerciales que estaban abiertos, atendidos por sus propietarios, y volvimos a verlo ahora con una presión sobre un pequeño comerciante".

Desventaja.

El directorio de la Cámara de Comercio (firmante de la solicitada) se mostró de acuerdo con el descanso dominical para todos: empleados y empleadores aunque reafirmó el concepto de igualdad de condiciones. "Obligar a la pequeña y mediana empresa local y no obligar a las grandes cadenas implica una desventaja competitiva", amplía.

Dice que si, es para todos, la Cámara de Comercio está de acuerdo con el cierre dominical y hasta lo promueven. Aunque, agrega la misiva, si es para algunos se debe pensar que podrían existir "intereses ocultos" en la presión para que cierren sólo los comercios de esta ciudad. "Tal vez sea más fácil acordar con las grandes cadenas que con un grupo tan heterogéneo y con mucho menos poder económico como el de los pequeños y medianos comerciantes, a quienes representamos desde esta Cámara", cierra. Cuando los propietarios del Vivero Dadán anunciaron el cierre dominical provocó un cruce manifestado en expresiones contrapuestas. Desde la Cámara dijeron que fue un "apriete" del CEC y, en respuesta, el secretario de Organización del gremio, Rodrigo Genoni, al confirmar el cierre del vivero, sostuvo que fue un "procedimiento habitual".

Comentá la nota