Remiseros vuelven a la protesta por el cobro de canon de los agencieros

Remiseros vuelven a la protesta por el cobro de canon de los agencieros
Los trabajadores nucleados en Sicrecya consideran excesivo lo que deben dejar en las agencias. El 5 de noviembre habrá paro y movilización.
Los remiseros de la ciudad de Córdoba, nucleados en el Sindicato de Conductores de Remises Córdoba y Afines (Sicrecya), vuelven a las calles para protestar contra el canon que les cobran los agencieros y que consideran “excesivo”.

Los trabajadores de los autos verdes aseguran que la Municipalidad no sólo sigue permitiendo que las empresas exijan un monto de hasta seis veces superior que el establecido por ordenanza, sino que aseguran que funcionarios de Transporte convalidaron mediante un acta acuerdo el cobro de esa cifra. “Resulta que unos meses atrás tuvimos una reunión con el secretario (de Transporte) Juan Pablo Díaz Cardeilhac, quien se comprometió a revisar el tema del canon, y ahora nos enteramos que el funcionario firmó con los agencieros y otro sindicato de remiseros un aumento de ese porcentaje y nosotros nunca fuimos convocados”, se quejó el titular de Sicrecya, Franco Saillén (hijo del secretario general del Surbac y de la CGT Rodríguez Peña, Mauricio Saillén).

Según informaron los remiseros, el acuerdo alcanzado entre la Cámara de Agencieros, el Sindicato de Remiseros de Córdoba (Sireco) lleva la firma de Díaz Cardeilhac, del subsecretario de Transporte César Ferreyra, y del director de esa área Esteban Asef. Allí -cuentan- se estableció que el canon será de 640 pesos y que su aumento quedaría supeditado a un futuro incremento de la tarifa.

Sin embargo, consultado por este tema el secretario de Transporte señaló que el municipio no es el que debe fijar el costo del canon, por lo que “sólo se les sugirió establecer un vínculo entre la variación de la tarifa y el canon que se cobra”. Es más, Díaz Cardeilhac aseguró: “No firmamos ningún acta acuerdo. La Ordenanza 10.270 (autos de alquiler con chofer) no establece que ese monto deba se definido por el municipio por lo que se trata de un sistema abierto. De lo contrario, deberíamos modificar la ordenanza”.

Paro y movilización

Saillén dijo que el municipio “miente en la cara y ni siquiera nos recibe para dialogar. Hicimos una declaración jurada como se nos pidió con los montos que creíamos correspondía que se cobre, pero no pasó nada. Los funcionarios acordaron directamente con otro sindicato y los remiseros están indignados”.

Es por ello que, vía redes sociales y volanteadas, Sicrecya llamó a un paro y movilización para el 5 de noviembre próximo bajo consignas como “basta de sacar de nuestra rentabilidad para pagar a las agencias”, “basta de atropellos en los controles municipales” y “los remiseros no somos empresarios”. La medida contaría con el respaldo de otras asociaciones de remiseros que, además, están solicitando la modificación de la ordenanza actual para que se les permita levantar pasajeros en la calle.

El problema del canon se origina a partir del reclamo de los remiseros por el “incumplimiento” de lo establecido en el artículo 9 de la Ordenanza 10.473, donde se fija “en 100 pesos el precio máximo y único como cuota, canon o cualquier otra denominación que deberán abonar los adherentes a las Agencias de Auto Remis”. Mientras que los conductores de los autos verdes aseguran que actualmente están pagando entre 600 y 700 pesos por mes. Ocurre que la iniciativa en cuestión data del año 2002 cuando se declaró la emergencia pública municipal al sistema de transporte de autos de alquiler. Es por eso que desde el municipio aseguran que el reclamo carece de fundamentos ya que el punto siete de esa misma norma dice que todas las disposiciones, facultades y autorizaciones tendrán vigencia “mientras dure la emergencia municipal” que se prorrogó hasta diciembre de 2003.

Comentá la nota