CGT: renace posible fusión antes de las elecciones

CGT: renace posible fusión antes de las elecciones

Silenciadas por el paro del transporte y por los aprontes para la ronda de paritarias de este año, las negociaciones por la posible reunificación de la CGT recobraron sin embargo vigor en los últimos días. 

 Los principales responsables de las versiones oficialista y opositora de la central obrera preparan para los próximos días -se cree que luego de concretada la huelga del 31- una cumbre plenaria por primera vez con la participación de todos los sectores internos.

Cuando se creía sepultada la chance de la reunificación hasta después de las elecciones, como pretende el Gobierno y apuntalan dirigentes oficialistas como el metalúrgico Antonio Caló y el taxistaOmar Viviani, una serie de contactos en la mayor de las reservas abrió las puertas otra vez. Para la nueva etapa los organizadores convocarán a los "gordos" de los grandes gremios de servicios, aSergio Palazzo (Asociación Bancaria), a dirigentes del transporte involucrados en la huelga del martes y hasta a sindicalistas muy afines al Ejecutivo. 

Hasta ahora, los negociadores de la eventual fusión fueron, por el oficialismo, los "independientes" José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Gerardo Martínez (albañiles, UOCRA) y Andrés Rodríguez (estatales de UPCN), mientras que de la vertiente opositora concurrieron el propio Hugo MoyanoAbel Frutos (panaderos), Guillermo Pereyra (petroleros patagónicos) y Gerónimo Venegas (peones rurales). 

Los involucrados en las gestiones unificaron su discurso en los últimos días. Se encargaron de difundir que se habían enfriado las chances de unir las dos principales centrales antes de las primarias de agosto a partir de diferencias políticas insoslayables entre sus referentes. La tesis era que recién después de las PASO, o incluso de las generales de octubre, podría fusionarse la CGT con un liderazgo acorde al nuevo Gobierno. 

Este diario, sin embargo, pudo saber que lejos de paralizarse las tratativas hubo una ampliación de la nómina de convocados a una demorada foto de unidad. Entre ellos se da por hecho que estará Roberto Fernández, de los colectiveros de la UTA, en la medida en que termine por llevar adelante el paro que recae sobre todo en sus espaldas. También, Armando Cavalieri (Comercio) y Héctor Daer (Sanidad), como referentes de los "gordos". 

La sorpresa puede ser la eventual participación de un dirigente del sindicato de mecánicos (SMATA), uno de los más alineados con la Rosada. Ante la dificultad de que fuese su líder, Ricardo Pignanelli, o el diputado oficialista Oscar Romero, se cree que la convocatoria irá dirigida a Mario "Paco" Manrique, un exlíder del gremio cercano a Moyano.

Comentá la nota