Repudian ataque contra estudio de abogado del sector pesquero

Una bomba molotov fue arrojada en frente del estudio jurídico de Fernando Rivera, integrante de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina.
Los dirigentes de todas las cámaras empresariales de la industria pesquera local expresaron ayer su repudio ante el atentado sufrido por el estudio del abogado Fernando Rivera, al cual, vincularon con otros hechos de violencia ocurridos en la ciudad en el transcurso de los conflictos gremiales que mantienen paralizado al sector desde hace más de dos meses. Además consideraron que, al haberse explorado todos los caminos posibles "dentro de lo que marca la ley" debería ser instrumentada una "solución política" que garantice la reactivación del puerto local, afectado por estos días por una huelga del Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape).

Los presidentes y gerentes de las distintas cámaras se reunieron ayer para brindar una conferencia de prensa poco después de que se hiciera público que, en horas de la madrugada, el estudio del abogado Fernando Rivera -ubicado en la esquina de Olavarría y Peña- había sido atacado mediante una bomba molotov. "Estos hechos no deberían existir y los repudiamos porque esta metodología de violencia no lleva a ninguna solución", sostuvo el presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA), Oscar Fortunato. El ataque -que no llegó a ocasionar daños de consideración- fue inmediatamente interpretado por los empresarios como una nueva señal intimidatoria ya que Rivera además de ser integrante de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina representa a varias firmas de la actividad.

Fortunato, acompañado por representantes todas las cámaras del sector, llamó la atención sobre la escalada de violencia registrada en los últimos meses en el marco de los sucesivos conflictos que se vienen desarrollando en el puerto local e insistió en que "los dirigentes empresariales, laborales y políticos debemos actuar con cautela" para no "avivar este tipo de acciones que no llevan a ninguna parte". Además, al enumerar los distintos hechos de violencia ocurridos en los últimos tiempos, dejó en claro que para las cámaras el ataque de ayer no fue algo aislado. En este sentido, recordó que en los últimos meses hubo distintos episodios dentro del puerto, como "acciones violentas contra quienes intentaron armar embarcaciones, ataques contra quienes pretendieron subir hielo a los buques y agresiones físicas contra tripulantes que quisieron zarpar".

A eso le sumó otros hechos más notorios por haber ocurrido fuera de los muelles, como el incendio de la sede de la Cámara de Armadores y el ataque al Palacio Municipal, ocurrido la semana pasada. Ambos hechos están siendo investigados por la Justicia sin que se haya llegado a algún resultado concreto.

Luego de eso, los dirigentes empresariales coincidieron en mostrar cierta dosis de insatisfacción con respecto a la actuación de algunas autoridades en los distintos conflictos en curso, a las que les solicitaron acciones "integrales y completas" ya sea de parte de "la intendencia, la gobernación, y la Nación". A modo se ejemplo, Fortunato señaló que frente a los hechos de violencia denunciados dentro del puerto, el consorcio de administración si bien "hizo todas las presentaciones que debía" no habría entregado a la Justicia todas las filmaciones registradas en los muelles. "La realidad es que la obligación de las instituciones es la de acercar todas las pruebas y tenemos entendido que todas las filmaciones no fueron presentadas", aseguró. Entre las instituciones que condenaron ayer el ataque sufrido por el estudio jurídico estuvieron, además de Cepa, Caipa, la Cámara de Armadores, Cafrexport, la Cámara de Industriales, la Sociedad de Patrones de Pesca, la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera y Udipa. Consultados ayer sobre los efectos que generó ente los marineros el envío de telegramas convocándolos a trabajar, los representantes de las cámaras señalaron que en muchos casos los trabajadores hicieron saber su predisposición a retomar sus tareas, aunque "no bajo estas condiciones" haciendo referencia a los episodios de violencia que se suscitan en los muelles.

Comentá la nota