Resistencia a un triunvirato en la CGT

La UOM se opone a una conducción de tres miembros, como impulsan los sectores mayoritarios y ratifica la candidatura del metalúrgico Caló para la central antimoyanista

Por Nicolás Balinotti |

A contramano del deseo de los sectores mayoritarios que conforman el antimoyanismo, desde la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) advirtieron que el gremio se opondría a que la futura CGT alineada con el Gobierno fuera conducida por un triunvirato.

"Queremos que se respete el estatuto. Para nosotros, el triunvirato no es lo mejor, pero se analizará si es necesario. Ratificamos a Antonio Caló [jefe de la UOM] como único candidato a secretario general", dijo ayer a LA NACION Francisco "Barba" Gutiérrez, secretario de Relaciones Institucionales de los metalúrgicos e intendente de Quilmes.

La postura de Gutiérrez no sería diferente de la de Caló, que hasta ahora fue el único dirigente que hizo público su deseo de encabezar la CGT kirchnerista.

Sin la UOM, unos 27 sindicatos resolvieron anteayer plantear un triunvirato como modelo de conducción durante el primer año de gestión en la central obrera. Los impulsores de esta iniciativa son "los Gordos" (grandes gremios) y el grupo de los "independientes" (los gremios estatales, y la Uocra). Ambos mantienen sus dudas sobre la capacidad de liderazgo de Caló y criticaron algunas de sus últimas apariciones públicas, como cuando se refirió a las mediciones del Indec. Además, lo fustigaron cuando el referente metalúrgico no asistió a la reunión con la presidenta Cristina Kirchner, en la Casa Rosada.

El propósito del triunvirato es que en la jefatura de la CGT oficialista convivan representantes de cada sector del antimoyanismo. Anteayer, se barajó una hipotética fórmula: Caló, Andrés Rodríguez (UPCN) y Héctor Daer (Sanidad). Sin embargo, en la UOM ya advirtieron que intentarán oponerse a esta posibilidad.

En medio de este berenjenal, Caló se llamó a silencio. Él piensa que la jefatura de la CGT aún no está definida y que podría haber un desenlance inesperado.

La alternativa del triunvirato tampoco convence a Omar Viviani y a los gremios que integran el Movimiento de Acción Sindical Argentina (MASA). El taxista quiere una conducción única, con Caló al frente, y él como número dos. También aspira a ubicar al docente Horacio Ghillini en el área de estadísticas y economía, además de tener el poder para designar en otros cargos jerárquicos a los miembros de su tropa.

La CGT kirchnerista nacerá el 3 del mes próximo, en un congreso en el estadio de Obras Sanitarias. Un día antes, Caló será reelegido al frente de la UOM, en unos comicios en los que habrá lista única.

En el ya establecido temario para el 3 de octubre no se contempla la posibilidad de modificar el estatuto para habilitar un triunvirato como forma de gobierno. Por esta razón, los dirigentes ya definieron convocar a un congreso extraordinario para el mismo día y lograr votar, así, una cláusula transitoria que habilite esta manera de conducción. Algo similar sucedió en 2004, cuando la jefatura de la CGT quedó en manos de Hugo Moyano, Susana Rueda y José Luis Lingeri.

En la cúpula de la UOM desestiman alejarse del antimoyanismo a pesar de estos últimos cortocircuitos. Es más, sucede todo lo contrario. Por ejemplo, en la seccional cegetista de La Matanza ya se decidió tomar distancia de la sede central de Azopardo que lidera Moyano. El metalúrgico Carlos Gdansky es aún el hombre fuerte de la CGT en el distrito más poderoso de Buenos Aires. Y claro, reivindica como nadie al gobierno nacional.

Quién es quién en la UOM

Los referentes metalúrgicos y la pelea por la CGT Antonio Caló

Secretario general

Será reelegido en la UOM. Es el único que hizo pública su candidatura a la CGT

Francisco Gutiérrez

Sec. Relaciones Institucionales

Se opone al triunvirato y apoyó a Caló. Tiene deseos de encabezar la CGT

Carlos Gdansky

Líder de la UOM La Matanza

Es diputado nacional y el hombre del kirchnerismo en La Matanza. Está con Caló

Juan Belén

Secretario adjunto

Es el dos de Caló y no descartaría un triunvirato en la CGT oficialista.

Comentá la nota