Con respaldo riojano, Hugo Moyano fue reelegido al frente de la CGT

Tras ello, este volvió a cargar con gran dureza en contra del Ejecutivo Nacional. Aseguró que su movimiento dará lucha “en términos políticos” y que “en 2013 vamos a repensar nuestro voto”, en alusión a los próximos comicios legislativos. El cegetista riojano Jorge Reinoso, apoyó la reelección del secretario general de la central obrera. Datos.
Tras renovar su mandato al frente de la CGT, Hugo Moyano volvió a cargar contra el Gobierno nacional. En un discurso en la cancha de Ferro. el camionero sostuvo que, de cara a 2013, los trabajadores van a “repensar el voto”; aseguró que el flagelo de la inseguridad va a estar “en la agenda” de la central obrera; pidió que se dé “una respuesta inmediata” al problema de la inflación y denunció presiones de parte del Gobierno a los titulares de algunos gremios que no fueron al congreso de hoy en el que abrochó su continuidad como secretario general de la entidad.

“Que el Gobierno no se olvide que ese 54% que exhiben permanentemente la Presidenta y sus funcionarios mucho es de ustedes, los trabajadores. La Presidenta tiene que empezar a darle respuesta a a quienes la votaron”, indicó Moyano. Al tiempo que advirtió: “Y, si no, empecemos a pensar en términos políticos. Si no hay respuesta en 2013, vamos a repensar nuestro voto y vamos a ver si es cierto que, sin el apoyo de los trabajadores en las urnas, ese 54% no se reduce”.

En esa iniciativa de empezar a pensar en términos políticos, Moyano planteó la necesidad de “empezar a discutir sobre la inseguridad que atemoriza a la sociedad”. Y prometió que será “un tema que los trabajadores lo van a tener en la agenda” a la hora de reclamar.

Antes, en el microestadio, el congreso de la CGT del que sólo participaron sus aliados lo reeligieron con 1.009 votos a favor sobre un total de 1.013. En realidad, el líder Camionero fue reelecto al frente de esa central obrera, ya que la CGT está partida de hecho y los gremios antimoyanistas elegirán a su propio jefe de la CGT –por ahora, asoma el metalúrgico Antonio Caló- en las elecciones que realizarán por separado en octubre.

Con banderas verdes –y previsiblemente-, los congresales del gremio de Camioneros estuvieron entre los primeros que comenzaron a llegar. Otro de los que llegó temprano al club del barrio porteño de Caballito fue el diputado Héctor Recalde, abogado de la CGT, padre del presidente de Aerolíneas Argentinas y quien hoy intenta hacer equilibrio entre dos fidelidades: al Gobierno y a la CGT de Moyano. Antes de entrar al microestadio, Recalde pidió “pelear por la unidad” de la central obrera.

Moyano arribó unos minutos después de las 11. Según el moyanismo, sobre 1.651 congresales convocados, hay 901 presentes, por lo que, con el 54,6%, el Congreso tenía quórum para sesionar. El cónclave -impugnado por el Ministerio de Trabajo a raiz de una presentación del antimoyanismo- empezó temprano, con la acreditación de los representantes de los distintos gremios. Tal como estaba previsto, arrancó con el rechazo a la resolución de Trabajo que anuló la convocatoria a la elección y luego se aprobó la Memoria y balance 2011.

Pasado el mediodía se designó al consejo directivo de la CGT –hay lista única, en la que el líder camionero está acompañado, entre otros, por el petrolero Guillermo Pereyra; el jefe del gremio de los peones rurales, Gerónimo Venegas, y el municipal Amadeo Genta-. Y ahora se espera que Moyano dé un discurso en el que se descuenta que insistirá en que “hay una sola CGT”.

Sin embargo, al cónclave asistieron sólo los gremios alineados con el actual jefe de la CGT. Sus detractores –”gordos” e “independientes”- celebraron anoche que, a último momento, la poderosa Unión Ferroviaria confirmó que no asistiría al Congreso de hoy porque, a raíz de la impugnación realizada por Trabajo, “carece de validez”.

La siguiente pelea será cuál de las dos centrales es la legal y legítima. El problema del Camionero será que deberá demostrar ante la Justicia que fue elegido de manera legal, pese a que el congreso de hoy fue impugnado por Trabajo.

Comentá la nota