Una respuesta a la ola de despidos

Una respuesta a la ola de despidos

En el gremio calculan que ya van por los 20 mil despedidos en el Estado. Además califican lo de las listas con los echados en la puerta de los edificios como “una provocación”. Esta semana comienzan las paritarias bonaerenses.

ATE anunció un paro nacional contra la política de despidos masivos en el Estado. El titular del gremio de estatales, Hugo Godoy, anticipó que la fecha será fijada esta semana, en la que también se iniciarán las negociaciones paritarias de docentes y estatales de la provincia de Buenos Aires. “El miércoles habrá un plenario general con los secretarios de las provincias para evaluar la situación y adoptar medidas de acción directa; no va a pasar febrero sin que estas medidas se realicen si el gobierno no modifica seriamente su actitud”, indicó.

En el principal sindicato de los estatales estiman que en lo que va del año “el número de despedidos rondó los 20 mil trabajadores”, sumando a los cesanteados de los administraciones nacional y provincial y municipales.

“Es difícil precisar la cantidad de despidos”, explicó. “Hacia mediados de enero había 15 mil, de los cuales 7 mil eran a nivel nacional y 8 mil entre provincias y municipios. En la pulseada logramos reincorporar a 5 mil trabajadores, pero en la segunda mitad del mes hubo nuevos despidos, por lo que el número debe rondar los 20 mil”.

“La práctica de poner los listados en la puerta de entrada de los puestos de trabajo es una provocación que hace mucho más duro el nivel de confrontación”, advirtió Godoy, al advertir que tomarán “medidas contra el gobierno en su escalada de agresión y desprecio a los trabajadores estatales”.

En réplica a los argumentos macristas sobre el “Estado bobo” y la necesidad de “limpiar la grasa de la militancia” –en términos del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay–, el dirigente señaló que la política del Poder Ejecutivo busca imponer el ajuste a todos los trabajadores, no sólo los estatales sino también los del ámbito privado, por vía del miedo a perder el empleo. Las medidas, agregó, “apuntan a reducir la planta del Estado y desestructurar organismos importantes”, pero también “dar otro mensaje al conjunto de la economía para decir que están dispuestos a despedir para no dar aumentos salariales”.

“En el sector privado lo que intentan es amedrentar, como lo hizo Prat-Gay diciendo que hay que cuidar la discusión del salario priorizando el empleo. Y en el Estado directamente nos despiden, sin siquiera habernos convocado a discutir las paritarias (nacionales) aún.”

El mismo día en que fue convocado el plenario de ATE, en La Plata la gobernación de María Eugenia Vidal iniciará la discusión paritaria con los docentes. La reunión está citada para las 10, con los maestros del Frente Gremial –integrado por el Suteba y la FEB– junto con Udocba. Por la tarde, a partir de las 15, será el turno de los estatales. En un caso, la presión estará puesta en los apenas 26 días restantes para el inicio de las clases. Para ATE, la paritaria comenzará en un clima marcado por los despidos.

“Lo de hablar de ñoquis es una mentira y una justificación que busca consenso en la sociedad”, agregó el secretario general de ATE, que llamó a “generar un nuevo sentido común para que al trabajador del Estado no se lo vea como un gasto o un obstáculo burocrático, sino como quien personifica los derechos de la sociedad”. La otra pelea, agregó, “es la organización. Donde haya un despedido tiene que haber una asamblea y toda decisión de lucha será avalada por ATE nacional. Cuanta más organización y resistencia haya en los lugares de trabajo, más posibilidades habrá de forzar a los gobiernos a que den marcha atrás. Esto está siendo efectivo”.

Las paritarias docentes y estatales marcan el terreno para las negociaciones salariales del año. El gobierno pretende ponerles a los acuerdos un techo del 25 o 26 por ciento. Desde el ATE bonaerense, Oscar de Isasi, evaluó días atrás que la pérdida del poder adquisitivo de salario tras la devaluación y la suba de precios fue en cambio del orden del 40 por ciento. En este sentido, declaró que “el gremio ve como una necesidad la discusión en forma urgente y prioritaria de un aumento salarial retroactivo a enero, que permita recuperar el poder adquisitivo”. El secretario general de ATE provincia también habló de la pelea del sindicato contra los despidos y las consecuencias que tendrá el desguace de organismos públicos. “Para que exista un Estado al servicio de los que menos tienen, deben ampliarte la cantidad de trabajadores y no achicarse”. En cuanto a los docentes, el aumento reclamado por el sindicato más numeroso a nivel provincial, el Suteba, es de un 35 por ciento, mientras que la Federación de Educadores Bonaerenses adelantó que no aceptará un incremento del salario básico “inferior a cinco dígitos”. Ante los dichos del ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, sobre que la inflación estará entre un 20 o 25 por ciento, la titular de la FEB, Mirta Petrocini, contestó que “si empezamos una negociación con esos porcentajes vamos a transitar por un camino complicado”.

Comentá la nota