Retoman las medidas de fuerza en el Subsidio de Salud

Retoman las medidas de fuerza en el Subsidio de Salud
Tras fracasar la conciliación obligatoria, los trabajadores vuelven al paro y a los cortes de calle. Malestar por las designaciones políticas y graves denuncias sobre el manejo de fondos. Planteos en la Justicia.
Fracasada la conciliación obligatoria que había dispuesto la Secretaría de Trabajo en el Subsidio de Salud, los trabajadores enrolados en la Asociación Tucumana de Empleados Previsionales y Seguridad Social (ATEPYS) retomarán mañana el plan de lucha contra las designaciones políticas realizadas por la interventora del organismo, Nelly Ganim.

El conflicto se disparó en abril, luego de que la funcionara designara a 30 personas en puestos jerárquicos (algunos serían parientes suyos y otros estarían vinculados a ATE y UPCN). Esta medida, según el gremio que conduce Andrés Jaime, terminó privando a unos 190 trabajadores contratados de la posibilidad de ser titularizados.

Al haber quedado firmes esas designaciones políticas, desde ATEPYS resolvieron retomar el plan de lucha. "Como recién fuimos notificados el viernes a última hora sobre la culminación de la conciliación, este lunes vamos a hacer una asamblea para definir la continuidad e las medidas de fuerza a partir del martes, con paro y quites de colaboración de 9.00 a 13.00 y cortes de calle", anticipó Jaime en declaraciones a EL SIGLO.

Por otro lado, dijo que el gremio presentó "un amparo judicial en defensa de los trabajadores contratados que no pasaron a planta permanente y podrían quedar cesantes a partir de esta decisión de la Interventora, que firmó ascensos fuera de la ley, que también fueron denunciados". Agregó que también formularon una "denuncia penal por retención indebida de fondos por parte del Subsidio de Salud, debido a que no se están pagando los aportes gremiales desde que asumió nueva comisión directiva del sindicato, el 18 de marzo".

Jaime reiteró que otro punto del conflicto es la decisión del a Intervención de dejar vencer el contrato de locación del edificio donde desde hace años viene funcionando el Centro de Calidad de Vida del Subsidio de Salud, en calle La Rioja 271, y que fue adquirido por el Banco de Santiago del Estero.

"Se le dio al Subsidio un plazo de tres meses para dejar este local y el lugar donde se quiere trasladar el Centro de atención, en calle Buenos Aires primera cuadra, tiene un costo de alquiler mensual de 60 mil pesos, es decir más del doble de lo que se venía pagando en el anterior edificio", denunció Jaime.

El sindicalista advirtió, además, que "hay que readecuar ese local y hacer una reforma y acondicionamiento importante para que puedan funcionar los consultorios, lo que demandaría mucho más de tres meses y demuestran el daño que se ocasionó al Subsidio, que había invertido más de 1,5 millón de pesos en el edificio de calle La Rioja. Acá alguien se debe hacer cargo por esta situación y si el Tribunal de Cuentas no le inicia un juicio de responsabilidad a la interventora Ganim el gremio lo va a plantear", anticipó.

Aumento en prestaciones

Por último, Jaime advirtió que "hay malestar porque se conoció de un aumento de entre un 30 y un 40 por ciento en el valor de las prestaciones que el Subsidio les paga al Colegio Médicos y a la Asociación de Clínicas y Sanatorios, lo que hará incrementar el déficit de la obra social, que da una pérdida de 13 millones de pesos por año que el Gobierno cubre con aportes no reintegrables". Según el dirigente "esta suba en las prestaciones será absorbida en parte por el Instituto y el resto seguramente se trasladará al afiliado, que viene soportando permanentemente el cobro del plus, a pesar de que está prohibido, y que le exijan 1.500 pesos de depósito de garantía por internación, cuando eso no figura en el convenio con los prestadores".

Comentá la nota