Con el retrato de Perón de fondo

Con el retrato de Perón de fondo

Zamarini admitió que la reunión con el dirigente sindical del PJ puede servir para construir un espacio común para las próximas elecciones. Cuando se le preguntó cómo reaccionaria su partido, recordó que lo quiso desplazar de la presidencia del Concejo.

El presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini, visitó al secretario general del Sindicato de Recolección y Barrido de Santa Fe, el peronista Marcelo Andrada. El encuentro trascendió desde este último, con foto de ambos y un retrato de Perón al fondo. Lejos de tomar distancia con las suspicacias, el socialista explicó: "Yo hablo con todos, con algunos tengo mayor afinidad y con otros menos, pero ya me reuní con varios sindicatos, vecinales, clubes. Como presidente del Concejo recorro los barrios. Claro que sirve para construir un espacio común. Pero no hablemos de candidaturas; hacerlo ahora sería condicionar a potenciales aliados", dijo el concejal ayer ante la consulta de este diario. Refractó posibles reproches desde su partido al recordar: "Yo fui con lista propia, no me incluyeron, y luego me quisieron desplazar de la presidencia del Concejo. Un concejal me agravió. Si en la pública existen las PASO para las distintas expresiones de una fuerza, hacia dentro también debería haber esos mecanismos democráticos, y no los hay", cuestionó.

﷓﷓¿Cómo cree que eso llega hacia dentro del Partido Socialista?, preguntó Rosario/12.

﷓﷓Ellos, el binnerismo, hicieron dos convocatorias, en el Metropolitano y en Santa Fe, con sus candidatos, (Miguel) Lifschitz, (Mónica) Fein, (Rubén) Galassi, con (Antonio) Bonfatti, con (Hermes) Binner, y a nosotros ni nos invitaron. Entonces las cosas están claras. Cómo no voy yo a seguir cumpliendo con la función para la que he sido elegido. Si me ocupo de los productos vencidos en las góndolas, si me preocupo por alquileres justos, por los 1.300 locales comerciales cerrados, salen a decir que Zamarini está en campaña, y lo cierto es que se trata de mi actividad normal como presidente del Concejo-, contestó.

Zamarini sabe que una consecuencia previsible de esa rutina de concejal es la construcción política. Por cierto, ya conforma en la práctica un sub bloque con el radical Martín Rosúa y con el demoprogresista Aldo Poy. El dilema es si el recipiente de ese armado que avanza es su partido, el Frente Progresista, o un espacio nuevo y distinto. "Eso está sin definirse, puede ser por adentro o por afuera. Yo no soy tenido en cuenta (desde la conducción del PS), entonces la estrategia debe ser otra. Hoy está todo abierto y nadie tiene cerrado ni garantizado nada. Ojo que largó (Mario) Barletta, (Pablo) Javkin, nadie la tiene fácil entonces", advirtió.

El Concejo ha sido en los últimos meses terreno de fracturas y recomposiciones, como el mismo Zamarini ha protagonizado, y como también experimentó el Partido del Progreso Social, donde María Fernanda Gigliani dio el portazo al bloque liderado por Héctor Caballero. El titular del Concejo negó conversaciones con la edila, pero tampoco cerró la posibilidad. "Llegado el caso, me gustaría una coalición de distintas fuerzas políticas y sociales, porque siempre he hablado con todos los sectores, con Empleados de Comercio, con el Sindicato Municipal, hasta me reuní con allegados a María Eugenia Bielsa. Pero en cuanto a mí, hoy pongo énfasis en aumentar el grado de conocimiento de la gente", dijo.

Desestimó la posibilidad de ser englobado entre las actitudes destituyentes que denunció el gobernador Bonfatti y otros referentes del Frente Progresista. "Yo trabajo contra toda desigualdad, y en el territorio. Uno me dijo falso e ignorante porque cuestioné la falta de gestión en los barrios, que juego con la oposición. Un agravio que no responderé", indicó en alusión al concejal socialista Miguel Cappiello. Una observación recurrente que hacen en el mismo PS es la falta de argumentadores políticos que defiendan la gestión del Ejecutivo en el Concejo. Zamarini eludió esa demanda. "Eso lo tiene que ver la gestión, yo fui con lista propia porque no me incluyeron, y entré al armado final por derecho propio, con votos propios. Luego me quisieron desplazar de la presidencia del Concejo", facturó.

Tras la reunión celebrada en la sede del gremio de recolectores, Andrada difundió un comunicado en el que asumió coincidencias con Zamarini en cuanto a "la falta de atención en los barrios, donde las carencias son visibles". Del concejal, dijo que "es un hombre de gran experiencia, y debe ser escuchado", para cerrar en que "debemos juntarnos todos en una gran concertación social para sumar voluntades e ideas para sacar a Rosario de su estado de retroceso".

Consultado por Rosario/12, el gremialista se apuró en aclarar que "no hay acuerdo político" con el socialista, y recalcó que su búsqueda es "la unidad del peronismo". "Zamarini vino a charlar sobre seguridad, él habla con todos, cómo no escucharlo", concluyó, cuando la foto de ambos y el General ya estaba en todas las redacciones.

Comentá la nota