Rigane: “Las paritarias tienen que ser libres”

Rigane: “Las paritarias tienen que ser libres”
El secretario Adjunto de la CTA y titular de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA); José Rigane, declaró que "las paritarias tienen que ser libres y parte de la resolución en la discusión que hace el conjunto o cada una de las organizaciones sindicales con la patronal".

El secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza Mar del Plata, José Rigane se refirió a las discusiones paritarias en el programa "Cuestión de Fondo" que se emite por FM De la Azotea 88.7 Mhz, de Mar del Plata.

- ¿Cómo ves para este año lo que comentábamos de las paritarias, sobre la nueva intromisión del Gobierno en la vida sindical?

Lamentablemente éste es un formato y una costumbre del gobierno nacional, de entrometerse en las decisiones que corresponden en este caso a los trabajadores y al empresariado o la patronal. De acuerdo a las leyes vigentes que conforman parte de la legislación laboral el gobierno no debería intervenir ni entrometerse de esta manera. En realidad el gobierno tiene como objetivo incidir en el proceso de paritarias con beneficio para aquéllos que tienen el menor poder adquisitivo. ¿Y de qué manera podría hacerlo, incluso apegado a la ley? bueno, convocando al Consejo del Salario para establecer el Salario Mínimo, Vital y Móvil a principios del proceso de la paritaria, y no como lo ha hecho permanentemente durante los últimos 8 o 9 años que intervino para establecer el Salario Mínimo, Vital y Móvil cuando todas las paritarias ya se produjeron. Con lo cual, en lugar de ser el Consejo del Salario un instrumento que produzca el haber para que todo el mundo lo tenga en cuenta, precisamente porque menos de eso no se puede ganar, lo hace absolutamente al revés. Las paritarias tienen que ser libres y tienen que ser parte de la resolución en la discusión que hace el conjunto o cada una de las organizaciones sindicales con la patronal.

-Va a ser un año conflictivo gremialmente, porque me parece que la mayoría de los gremios, hasta inclusive el propio Antonio Caló está bastante complicado porque sus trabajadores le están exigiendo otras cosas. Por lo tanto digo que da la impresión de que va a ser un año complicado en lo gremial y en los reclamos sociales de la gente en la calle.

En principio venimos finalizando el 2012 sin respuesta a una batería de reivindicaciones que significaron el año pasado no solamente en el reclamo sino que fueron origen de movilizaciones e incluso de la convocatoria a un paro nacional. Y ante estas iniciativas y ante estos reclamos pedidos por parte del movimiento obrero y de los sectores populares, lamentablemente el gobierno no sólo no desarrolló ninguna respuesta, todo lo contrario, sino que inclusive no abrió un debate, un diálogo con los protagonistas a los efectos de ir encontrando distintas alternativas de discusión a lo planteado. Si partimos de ese lugar, es obvio que este año se acumula entonces el proceso inflacionario y surge la necesidad de resolver lo pendiente e incorporar el presente en la discusión, por eso que nadie está dispuesto a aceptar una discusión salarial que no tenga el cuenta el proceso inflacionario, y ese proceso inflacionario todo el mundo lo sabe que está por encima del 25% y que por eso nadie va a aceptar arreglar acuerdos salariales que estén en el 18 o en el 20%. Hasta los que se autodenominan “oficialistas” en el movimiento obrero, ya han dicho que no van a aceptar ese tipo de parámetros para realizar acuerdo salarial.

-Una de las cosas que se viene dando José, hoy lo leía a la mañana temprano en las noticias, que el dólar paralelo o el dólar blue como lo han denominado, está $7,60 o algo así, y que está superando en 50% del dólar oficial. Y una de las teorías que hemos comentado en este micrófono en algunos momentos, es que el dólar paralelo va a seguir subiendo en tanto y en cuanto el gobierno no le permita a los trabajadores tratar de mantener los pocos pesos; porque digamos que tampoco un trabajador puede comprar muchos dólares, no. Pero la desesperación que tiene el trabajador en general por mantener el valor de la plata que se desvaloriza día a día, hace que termine comprando el dólar paralelo para tratar de preservar un poco su patrimonio, y que por eso sigue subiendo. Y por otro lado este cepo al dólar, no, que lo único que hace es seguir complicando más las cosas, y seguir haciendo que crezca el mercado clandestino del dólar.

Yo creo que estamos en el marco del desarrollo de una economía política-social basada en un modelo productivo que es imprescindible y necesario cambiar, esto lo venimos diciendo desde la Central, la CTA, desde hace bastante tiempo. Este es un modelo productivo que está basado en las políticas extractivistas, es decir, en políticas que han reprimarizado la economía del país que se basa en la exportación de nuestras riquezas, sean minerales, sea el cereal, sea energía, o inclusive la utilización de nuestras riquezas acuíferas. Este tipo de modelo no es un modelo de desarrollo industrial como acaba de reconocer el propio INDEC, cuando dice que “el año pasado todos los niveles de producción industriales han caído, han bajado”. Es decir, en este marco está muy claro que el poder adquisitivo de los trabajadores viene permanentemente perdiendo porque aquélla sintonía fina que anunciara la presidente, se convirtió en una política de ajustes que se descarga sobre el conjunto de los sectores populares y los trabajadores que son los que están obligados, o que se los obliga a pagar la crisis. Y la prueba más clara, más evidente, más contundente, inobjetable desde el punto de vista de los hechos cotidianos, es esto que ha pasado con el cepo del dólar; el cepo del dólar ha establecido un dólar oficial que nadie puede conseguir, que nadie puede llevar a la práctica, pero sí se ha desarrollado un mercado paralelo en que el poder adquisitivo de los trabajadores ha perdido prácticamente el 50% del valor en pesos de sus haberes. ¿Por qué?, porque el dólar oficial está a $5.-, el paralelo está superando los $7.-, y ahí tenemos precisamente una pérdida del poder adquisitivo fenomenal, que cae sobre los trabajadores, que cae sobre los que tienen menos recursos, que son sectores que no tienen posibilidades de especulación, que no tienen posibilidades de ajustar como sucede con los formadores de precios, con los grupos económicos, con los grupos monopólicos, como sucede precisamente con el sistema financiero. Esto es una real equivocación por parte del gobierno nacional, pero además es porque está empecinado en que con estas políticas no se conozca la realidad social de la Argentina en su total dimensión con la manipulación a través de las cifras oficiales del INDEC intervenido, como todo el mundo conoce. Y esta política del cepo lo que hace es que no se conozca el nivel de pobreza en serio, que no se conozca la cantidad de trabajadores en negro en serio, el nivel de indigencia en serio; es decir, esto lo que trata es precisamente de esconder toda la realidad, y sobre todo, porque lo que se ha desarrollado no es precisamente el aspecto industrial del país, sino el mantener los planes sociales, las políticas clientelares que no le dan garantía ni seguridad a aquéllos argentinos que desgraciadamente hoy padecen de la posibilidad de un trabajo estable, concreto, para lograr una vida digna.

-Da la impresión que todo lo que venía creciendo hasta ahora desde la estatización de los fondos del ANSES, desde la apertura de paritarias cuando ya antiguamente se habían cerrado, no las había desde la década del ´90. Da la impresión de que hemos llegado al máximo, al tope máximo y empezamos a decaer en todos los aspectos, no sólo en lo económico, no sólo en lo gremial, no sólo en lo político, parece que empezamos en una bajada en el país, ¿no?

Creo que este gobierno ha hecho cosas muy interesantes, ha hecho cosas muy buenas; pero también es cierto que, como todos y nadie pide perfección, este Gobierno se ha equivocado mucho y hay otras cosas que ni siquiera se ha propuesto resolverlas. Lo malo es que este gobierno, teniendo la consideración de un importante sector de la sociedad, no tenga la amplitud, la apertura necesaria para establecer una convivencia y un diálogo con el conjunto de la sociedad. Tengo una actitud absolutamente de distancia con aquéllos que no comparten alguna opinión o el desarrollo de la política instalada por el gobierno, y de esa manera entiendo que desarrolla iniciativas más sectarias que obviamente no le hace bien al conjunto de la sociedad, ni a los sectores sociales que son más vulnerables. En la medida en que el gobierno modifique el formato y contenido de su accionar político, creo que existen posibilidades de revertir y de avanzar. Y en la medida en que esto no sea así, hay que entender que por el camino del posibilismo, por el camino de la conciliación, no hay posibilidad de transformaciones imprescindibles y necesarias para que nuestro país salga adelante y la única manera es que se reconozcan la necesidad de cambiar y de transformar, y particularmente el modelo productivo que nos permita fundamentalmente desarrollar trabajo. Una de las falencias y una de las cuestiones más significativas de la Argentina que están ausentes, nosotros no tenemos petróleo, nosotros no somos un país petrolero, estamos importando miles de millones de metros cúbicos de gas; y sin embargo seguimos exportando lo poco que tenemos de petróleo crudo lo seguimos exportando sin valor agregado con la contradicción de que tenemos desocupación, con la contradicción que tenemos trabajo en negro, tercerizado, en un porcentaje muy alto de la comunidad laboral. Estas son contradicciones concretas que si no se resuelven de otra manera y si no se establecen políticas soberanas de otra manera, obviamente que no es ésta una salida para el país.

* Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina.

Comentá la nota