Roban $620.000 del gremio de camioneros en el centro

Era para comprar un terreno y estaba en una caja metálica en la oficina del titular del sindicato. El ladrón dejó otros $25.000 que había en otra oficina.
Al menos un delincuente perpetró ayer el mayor robo de dinero en lo que va del año en la provincia: entró a las oficinas del gremio STOTAC, en pleno centro capitalino, luego de romper una puerta de vidrio de un primer piso. Y, una vez adentro, forzó las puertas de tres oficinas en esa planta y allí encontró lo que buscaba: unos 210 dólares y cheques en dos de ellas, y en la restante una caja metálica de seguridad con unos 620.000 pesos que el sindicato tenía para el pago de un terreno, informó ayer el titular de la entidad, el ex diputado provincial Enrique Castro, y fuentes policiales.

En la Policía estaban sorprendidos porque en el lugar se manejen semejantes sumas sin ningún tipo de custodia ni alarmas en ese edificio de Caseros al 588 Sur, donde opera la sede del Sindicato de Trabajadores y Obreros del Transporte Automotor de Carga (STOTAC). Más sorprendidos estaban que el ladrón que ingresó no hubiera detectado otros 25.000 pesos que había en otra oficina administrativa, dijeron fuentes policiales.

‘El dinero era para comprar un terreno y estaba circunstancialmente ahí. Lo último que esperaba era esto, la verdad no sé qué pensar’, dijo anoche el titular de los camioneros en San Juan.

Fue el sereno Lucio Villafañe quien descubrió todo a las 20 de anoche (el lugar estuvo sin sereno desde las 8) y enseguida avisó a los responsables de la entidad y también a la Policía, que luego de un primer vistazo de la escena del robo sacaron una hipótesis: suponen que fue al menos un ladrón que trepó por un garaje del gremio, contiguo al edificio principal. Y que una vez que ganó el primer piso rompió una puerta de vidrio y se abrió paso hacia las oficinas sin ningún problema, porque no hay alarmas en el lugar. Todo indica que su blanco principal fue una caja metálica apenas empotrada en la oficina de Castro, donde estaba el grueso del dinero, gran parte del cual (unos 400.000 pesos) habían sido extraídos el viernes de dos cuentas de un mismo banco, precisaron las fuentes.

Anoche, a los pesquisas les llamaba la atención de que el delincuente atacara sólo el primer piso y especialmente la oficina del titular del sindicato. Por eso no descartaban que algún entregador hubiera filtrado el dato de la escasa seguridad en el edificio y la presencia del jugoso botín en una oficina.

Comentá la nota