Rosario Bus advirtió que no pagará el aumento a sus choferes

Rosario Bus advirtió que no pagará el aumento a sus choferes
Ante la falta de subsidios y de una suba en la tarifa, el dueño de la empresa del transporte urbano, Agustín Bermúdez, insistió en devolver a la Intendencia las líneas que explota.
Ante la falta de subsidios y de un aumento de la tarifa del transporte, el dueño de Rosario Bus, Agustín Bermúdez, anticipó a LaCapital la que es "imposible" pagar el próximo jueves los 1.900 pesos por chofer en concepto de futuros aumentos. "Queremos avisarle a los usuarios con la debida anticipación", advirtió el empresario al admitir que seguramente este incumplimiento salarial desembocará en un paro de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). El empresario solicitó además un boleto de 5,30 pesos "o su equivalente en subsidios" e insistió con una solución en paralelo: adelantar la nueva licitación del transporte. En este escenario, Bermúdez confesó que quiere retirarse como concesionario de la ciudad.

Tras 25 años de existencia, la permanencia de la flota de colectivos amarillos pende de un hilo. Es la última de las 40 firmas que fueron cayendo en desgracia en las últimas dos décadas.

Paro. Un síntoma de las dificultades financieras de Rosario Bus se evidenció hace un mes cuando el gremio que conduce Manuel Cornejo paró todos sus coches ante el incumplimiento de la primera cuota en concepto de futuros aumentos. La huelga se extendió por 24 horas y encendió una alerta en el Palacio de los Leones.

El pedido de aumento del boleto a 4,80 firmado por Mónica Fein no tardó en llegar al Palacio Vasallo. Y desde entonces, el socialismo no logra reunir las voluntades necesarias para retocar la tarifa.

Esta vez, Bermúdez no quiere sobresaltos con los usuarios. Avisa que no podrá pagar los 2 millones de pesos de suba salarial y que en su esquema de costos los sueldos representan el 60 por ciento.

Al igual que hace 30 días, repite ante este diario sus quejas por el trato desigual entre los operadores públicos y el privado: "Vamos camino a una quiebra técnica. A Semtur y La Mixta les vuelven a dar 80 millones de pesos, cuando nosotros con 40 millones solucionaríamos el problema. Realmente son muy injustos con esta hipocresía; que al 50 por ciento del transporte le den subsidios y al resto nada. Es una vergüenza tanto del Ejecutivo como del Concejo", dijo.

—Cuando se produjo el paro de UTA por la misma razón hace un mes, muchos concejales lo tildaron de hacer operaciones y presionar por un aumento.

—Son políticos. Basarán su campaña en negarlo para que pague el costo pla intendenta (Mónica Fein). Que le cedan la potestad al Ejecutivo para encontrar un boleto justo.

—Usted propuso entregar el 30 por ciento de su flota. ¿Cambió la postura?

—Estamos planteando retirarnos de Rosario. Por lo que vemos, si hay oferentes mejores, que adelanten la licitación y se resuelva el tema. Nuestra voluntad es retirarnos.

—¿Cuánto pierde Rosario Bus por mes?

—Nos estamos desfinanciando a razón de 6 millones por mes. Esto se traslada a la calidad de servicio que se presta al pasajero. Compramos repuestos de menor calidad, cubiertas de menor calidad, se trabaja en forma precaria con el riesgo que conlleva esto. Las autoridades deben velar por la tranquilidad de la población, son responsables morales de que tengamos este servicio. Hoy hay menos coches que no salen a la calle por problemas mecánicos.

—¿Cómo pagaron los anteriores 2 millones de pesos para el primer adelanto de futuros aumentos?

—Nos prestó la plata el Banco Municipal y tuvimos que devolverla, pero con esto se incrementó el quebranto. De seguir así, vamos camino a lo que le pasó a Las Delicias (la última concesionaria que entregó las líneas por insolvencia). Se incrementan los pasivos y los gastos por las deudas. Nuestra advertencia es que tendríamos que pagarle a los choferes, pero no podemos. Se generaría un problema que no se podrá revertir porque no hay posibilidades. Que el Ejecutivo y el Concejo resuelvan de una vez por todas qué camino tomar.

—¿O sea que usted está advirtiendo que no tendrá el dinero el jueves, ni el viernes, ni el fin de semana próximos?

—Exactamente y con seguridad con las líneas paradas. Estamos en manos de la UTA, pero no hay un chofer que no quiera cobrar. Sin embargo, existe la opción de licitar el nuevo sistema en un plazo rápido, de una semana. Podrían aparecer otros oferentes. Sería en paralelo a la necesidad de un boleto a 5,30 o los subsidios equivalentes.

Comentá la nota