Las Rosas: acuerdo en el conflicto municipal

Las Rosas.— Un acuerdo celebrado entre autoridades del municipio y el Sindicato de Trabajadores Municipales (Sitram) puso fin al conflicto que las partes sostenían desde el pasado diciembre con varios paros que perjudicaron la prestación de la mayoría de los servicios.
El acuerdo se firmó en la sede Rosario del Ministerio de Trabajo e implica la aceptación de los trabajadores del pago desdoblado de salarios mientras dure la emergencia económica dictada en diciembre por seis meses.

En efecto, el convenio fue certificado por la directora regional de la dependencia, María Belluccia. El mandatario rosense dijo que con lo acordado finaliza un conflicto con los trabajadores que se inició el 12 de diciembre.

Pago desdoblado de sueldo. El desdoblamiento en el pago regirá desde febrero, de modo que el quinto día hábil de marzo se pagará la primera parte y a mediados de mes la segunda.

El convenio incluyó el pago de un suplemento de 4.700 pesos a operarios de maquinaria vial abocados al arreglo de caminos rurales "a cambio de una cantidad de kilómetros a realizar".

"De las 2 personas a las que no se les renovaron los contratos laborales, una seguirá en relación laboral", dijo el intendente Adrián Carletti a LaCapital. El mandatario explicó que el reclamo de los operarios viales era el principal escollo a resolver, y afirmó que los demás empleados "siguen haciendo y cobrando las horas extra necesarias para el desarrollo de obras".

Situación delicada. Carletti calificó como "comprometida" a la actual situación económica y financiera, porque si bien mejoraron los ingresos públicos por coparticipación, los funcionarios aún están tratando de saldar la deuda por los cheques librados por la anterior gestión. "Esta semana pagamos la mayoría de los cheques de mayor monto, pero aún quedan muchos pendientes de que se fijen nuevas pautas de pago. Calculamos que poner las finanzas en condiciones nos llevará unos ocho meses", esgrimió.

Cabe recordar que el conflicto llegó a su punto más complicado cuando el intendente Carletti, miembros del gabinete y unos 400 vecinos salieron a recoger la basura acumulada luego de cumplirse el sexto día de paro.

Pese a que sectores cercanos al sindicato intentaron amedrentar a los vecinos desalentando la movilización con amenazas de agresiones a través de Facebook, la jornada se registró con normalidad y no hubo ningún tipo de incidentes.

Coment� la nota