Ruidosa protesta de un sector de la UOCRA

Ruidosa protesta de un sector de la UOCRA
Se movilizaron en apoyo a una demanda laboral que involucra a 65 trabajadores de una empresa que realiza una obra en San Cristóbal. Se reclama el pago de salarios, horas extras y el despido de 10 empleados. Tras la audiencia conciliatoria de ayer, se acordó un cuarto intermedio hasta el próximo lunes 22.

Uno de los dos sectores en los que se encuentra dividida la UOCRA llevó adelante una ruidosa manifestación por las calles de la ciudad en señal de apoyo a una audiencia laboral que se desarrolló en horas de la mañana en la sede local del Ministerio de Trabajo.

La movilización de este grupo identificado con la conducción a nivel provincial de Emmanuel Araya, y que en sus camperas se pudo advertir la pertenencia a la Seccional Santa Fe, se comenzó a desarrollar pasada la hora 10 cuando se hicieron presentes en el lugar, interrumpiendo el tránsito en una de las manos del bulevar Lehmann.

Cabe señalar que la aparición de esta columna de manifestantes, puso rápidamente en alerta a las autoridades policiales, quienes se llegaron hasta el sector ante la posibilidad de que la interna sindical pudiera llegar a tener un nuevo episodio en nuestra ciudad.

Pero nada de eso ocurrió. Los manifestantes se quedaron apostados frente a la sede de Trabajo a la espera de los resultados de la negociación que en el interior se desarrollaban, y que buscaban destrabar un conflicto laboral con una empresa contratista de la región. Hubo bombos, redoblantes y, sobre todo, bombas de estruendo que se sintieron durante un largo período de tiempo en los barrios cercanos.

Según se pudo conocer, la mediación del Ministerio de Trabajo se produce luego de reiterados reclamos hacia una UTE (Unión Transitoria de Empresas) que es contratista del Gobierno Nacional y que tiene a su cargo obras en la localidad de San Cristóbal. Entre las empresas involucradas en esa UTA, aparece el nombre de Benito Roggio.

La demanda laboral involucra a 65 trabajadores, la mayoría de ellos oriundos de esa localidad, pero también pertenecientes a las ciudades de Rafaela y Santa Fe. Entre esos 65 empleados, se habrían producido 10 despidos. Además, existiría inconvenientes relacionados a retrasos en el pago de salarios y horas extras.

Las negociaciones de ayer se prolongaron hasta el mediodía, tiempo durante el cual se insistió con la necesidad de contar con las máximas autoridades de las empresas. Algo que, a pesar del correr de las horas, nunca ocurrió. De todas maneras, la audiencia concluyó con un cuarto intermedio hasta el próximo lunes 22, momento en el cual continuarán las conversaciones.

Cabe destacar que en la movilización de ayer no tuvieron parte los integrantes de la Seccional Rafaela de la UOCRA, identificados con otro de los sectores en que se encuentra dividido al gremio, y que tiene a Carlos Berón de Astrada al frente de la intervención local.

Comentá la nota