Los rurales acordaron y empiezan a cosechar

Los rurales acordaron y empiezan a cosechar
Pactaron una mejora salarial del 24 por ciento para los obreros del sector. Mientras negociaban hubo cortes de ruta en Roca y Allen, además de otras protestas.

Tras una jornada que comenzó difícil, incluyó protestas, movilizaciones y puntuales cortes de ruta, anoche cerca de las 22, finalmente los trabajadores rurales de Uatre lograron acordar con los empresarios de la Cámara de Fruticultores Integrados (CAFI) el incremento salarial para la nueva temporada. La suba fue del 24%.

Un aumento del 20% fue acordado en la esfera del Ministerio de Trabajo de la Nación, y mediante un acta suplementaria se estableció un 4% adicional avalado por la provincia de Río Negro.

El jornal diario para todos los obreros que realicen tareas de cosecha en Río Negro y Neuquén será de $216.

El 20% de incremento elevó el salario a un total de $208 pesos, a lo cual se sumó ocho pesos más –un 4%– avalado por la Secretaría de Trabajo provincial. Esto significa, en números finales, un incremento del 24% en el costo de cosecha, confirmó Marcelo Loyarte, gerente de Cafi.

Los trabajadores se mostraron satisfechos por el incremento y apenas se conoció la novedad se levantaron las protestas y los piquetes en las rutas (ver aparte).

Desde la mañana hubo movilización de trabajadores en diversas localidades de la región. Los puntos más duros se localizaron en Roca y Allen.

Durante las primeras horas hubo protesta pacífica al costado de la ruta 22, pero avanzada la tarde –cuando el diálogo seguía trabado– en ambas localidades se interrumpió el tránsito durante más de 5 horas. En Roca, un grupo de obreros se apostó en la rotonda de Ruta 22 y 6, y en la localidad allense, cerca de las 17 una treintena de manifestantes llevaron a cabo un corte, un kilómetro al oeste de la Secretaría de Fruticultura.

El piquete fue parcial ya que los rurales interrumpían el tránsito cada media hora y lo liberaban por lapsos de quince minutos. Una discreta guardia policial se apostó en el lugar del corte para evitar posibles enfrentamientos entre los automovilistas y los manifestantes.

Fue una negociación ardua y tensa, por momentos, que se prolongó durante más de 10 horas. En un principio asistieron a la convocatoria de urgencia –ya que la paritaria estaba prevista para hoy– también los representantes del sector productor. Sin embargo, sin efectuar ningún tipo de oferta salarial, en las primeras horas de la tarde se retiraron. La negociación, entonces, se hizo en soledad entre los empresarios y gremialistas del sector rural. De hecho, en la última paritaria oficial hubo atisbos de avances entre ambas partes, pero desde el sindicato se cuestionó entonces el rol del Ministerio de Trabajo: "no nos dejaron cerrar", dijo entonces José Liguén, secretario general de Uatre. Esto había desencadenado las medidas de presión que efectuó el gremio ayer.

Finalmente, sobre la noche llegó el acuerdo. Según se informó desde la cartera laboral, el salario quedó integrado por un básico de $159,80, presentismo $15,98, permanencia 19,17, lo cual arroja un subtotal de 194,95. El aumento contempló una suma no remunerativa de $13,05, lo cual da un total de $208 –un 20% de aumento aprobado en el ámbito de Trabajo de Nación–, a lo cual se anexó otra suma no remunerativa de $8, lo cual da un total de $216.

En la reunión también participó el secretario de Trabajo provincial, Rolando Troncoso, y tanto desde el sector gremial como empresarial se destacó la intervención y el "compromiso" del gobierno provincial en la negociación.

El paso que falta es la homologación del acuerdo alcanzado entre las partes, aunque se descuenta que el Ministerio de Trabajo de Nación lo avalará.

Comentá la nota