Salario mínimo: sindicatos y empresas calientan el debate

Salario mínimo: sindicatos y empresas calientan el debate

 La CGT y la CTA reclaman elevar el piso por encima del 30 por ciento. El sector privado rechaza este planteo, propone una suba "acorde a las paritarias" y pide "prudencia".

Aunque todavía no fue formalmente convocada, la futura reunión del Consejo del Salario ya suscitó cruces entre empresarios y sindicatos en torno al nuevo piso legal para los haberes, que desde enero del corriente se ubica en 3600 pesos. La CTA avisó que buscará un aumento del 35%, con lo que el salario mínimo, vital y móvil (SMVM) llegaría a 4860 pesos. El objetivo es "agregar a la recomposición salarial unos puntos por encima de lo que han sido las paritarias, con el mismo criterio compensatorio que se puso en la Asignación Universal por Hijo", según explicó su titular, Hugo Yasky, a Tiempo Argentino. Además, los representantes de la central obrera pedirán que funcionen de forma permanente algunas de las comisiones del Consejo, y no solamente una vez al año para fijar el nuevo salario mínimo.

"Nunca falta algún sector sindical que pide una exorbitancia, me refiero a algún sector minoritario del sindicalismo, pero los sectores de la CGT y las entidades empresarias siempre hemos llegado a acuerdos; podrá demorar un poco más o un poco menos, pero vamos a asistir todos con actitud constructiva", fue la respuesta de Carlos de la Vega, presidente de la Cámara de Comercio, con respecto al pedido de la CTA. "Todas las paritarias han cerrado con aumentos del 28 o 29%, entonces no se puede cerrar en 35 por ciento", indicó.En la misma línea se expresó Gustavo Weiss, titular de la Cámara de la Construcción, quien manifestó que el incremento del salario mínimo debe estar en el orden promedio de las paritarias. "La UOCRA, la UOM y la mayoría de los grandes convenios cerraron en torno al 28 o 29 por ciento. No hay que hablar de valores que incentiven el tema inflacionario, veremos cómo se desarrolla la negociación, pero de seguro tiene que ser un porcentaje por debajo del 30 por ciento", concluyó el directivo.La Unión Industrial Argentina (UIA) también expresó su desacuerdo en torno al pedido de la CTA. "Desde ya que no lo compartimos, un aumento del 35% no tiene que ver con la razonabilidad ni la evolución que ha tenido el salario mínimo en Argentina, que ha sido importante en los últimos años. Queremos que el SMVM evolucione, pero no a los saltos", explicó Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la UIA y titular de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal). El empresario advirtió, además, sobre el impacto que el indicador tiene en materia de sanciones laborales. Cabe recordar que en mayo pasado, luego de sancionar la Ley de Promoción del Trabajo Registrado, el Congreso aprobó una serie de modificaciones al régimen general de infracciones laborales, estableciendo multas que se actualizan con el SMVM.Desde la CGT, un dirigente que participa desde hace años de las negociaciones por el salario mínimo indicó a Tiempo Argentino que existe un acuerdo con la CTA y un sector de las entidades que representan a las pymes para elevar en 32% el piso salarial, que llegaría así a 4752 pesos. La CGT pedirá además trabajar activamente la definición de una canasta básica en base al nuevo IPCnu "que se convierta en un elemento de referencia para la determinación del salario mínimo, vital y móvil". Se trata en realidad de una de las funciones que tiene a su cargo el Consejo del Salario de acuerdo con el texto de la ley que le dio origen (artículo 135, inciso c), pero que nunca cumplió.Aunque el juego dialéctico forma parte de cada edición del Consejo del Salario, empresarios y gremios reconocen que el actual contexto, marcado por la caída de la actividad económica, añade una dificultad adicional en comparación con otros años.El Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) es relevante en varios aspectos, principalmente porque establece un piso para los sueldos que cobran todos los trabajadores formales de la actividad privada y de la administración pública nacional. Pero además porque funciona como un parámetro para los trabajadores del sector informal, donde se encuentra el segmento más vulnerable dentro del mercado laboral, en momentos en que el trabajo no registrado afecta a la tercera parte de los trabajadores activos. En líneas generales, los ocupados cuyos ingresos están protegidos en forma directa por el SMVM son personas con bajo nivel de calificación, jóvenes que acceden al primer empleo o trabajadores en actividades en las que la participación sindical es inexistente o muy débil, especialmente micro y pequeñas empresas. Tras su reinstalación en 2004, después de once años de inactividad, el Consejo del Salario sesiona al menos una vez al año, generalmente en el mes de agosto. «

Comentá la nota