Salarios: dos gremios que no aceptan suba tope del 30% desafían al Gobierno

Salarios: dos gremios que no aceptan suba tope del 30% desafían al Gobierno
La Casa Rosada impuso un techo del 30% en las discusiones salariales y logró que un pelotón de gremios importantes y aliados -UOM, UOCRA, Comercio y La Bancaria- cerrasen rápido sus paritarias.
El objetivo oficial era que a partir de ahí el resto de los sindicatos tomasen ese porcentaje como referencia. Pero el plan ya empieza a agrietarse. Los gremios de Alimentación y Aceiteros, por ejemplo, rechazaron cualquier tope salarial y reclaman subas cercanas al 40%.

Un dato revela cómo preocupa al Gobierno la pulseada salarial de los Aceiteros: el lunes viajará a Rosario la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, para mediar entre el gremio y las tres cámaras empresarias.

Para la administración de Cristina Kirchner se trata de una negociación clave. “El Gobierno necesita dólares y para que vengan primero necesitan salir los barcos con la soja ”, advirtió a Clarín Adrián Dávalos, secretario gremial de la Federación de Trabajadores Aceiteros. Entre otras tareas, los trabajadores de la actividad son los que cargan las semillas oleaginosas en los barcos.

El miércoles pasado la Federación amenazó con iniciar un plan de lucha que paralizaría la actividad en todos los puertos del país. De inmediato, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria.

Justo ahora es la época de cosecha de la soja. En el gremio temen que más que buscar un acercamiento entre las partes, la conciliación sea una jugada que permita terminar la cosecha sin mayores contratiempos. “Si el lunes no hay avances en la negociación se decidirá en asambleas qué hacer”, anticipó Dávalos.

Los aceiteros reclaman un básico de $ 10.505, lo que significa una suba salarial de casi el 39%. Hasta ahora las tres cámaras empresarias que participan de la paritaria les ofrecieron un incremento inferior al 30%, dijeron en el gremio.

El caso de Alimentación es algo parecido. La paritaria de la actividad se vence dentro de 11 días y las partes ya mantuvieron un par de reuniones por afuera del Ministerio de Trabajo, pero hasta ahora sin resultados. “La pretensión es continuar con responsabilidad los lineamientos salariales oficiales”, dijeron a Clarín en una cámara patronal en referencia a que la suba debe rondar el 30%. También argumentaron que se redujo la rentabilidad del sector por el programa de “Precios Cuidados” y los aumentos en los costos de sus insumos, Pero el sindicato de Alimentación rechazó el argumento de los empresarios. “Todos los años lloran cuando es sabido que su rentabilidad es buenísima”, dijeron. También adelantaron que “ni locos” aceptarán una suba del 30%.

Alimentación exige un básico de $ 9.000, lo que implica un aumento del 45%. También reclama una actualización de su convenio colectivo. La semana que viene el gremio tiene su congreso y podría aprobar un plan de lucha.

Comentá la nota