Salarios: Moyano apuntala plan del 25% con reapertura por inflación

• El miércoles se reúne la CGT opositora y comienza a debatir un programa de protestas
Hugo Moyano comenzará esta semana a maniobrar en contra del rumbo salarial que planea el Gobierno para este año. Reunirá el miércoles el consejo directivo de su CGT para dejar asentado que los pedidos de los gremios que la integran deberán contemplar un piso de aumentos del 25 por ciento y la eliminación total del Impuesto a las Ganancias de los salarios, con la posibilidad de una revisión a mitad de año en función del comportamiento de los precios, tal como anticipó el viernes este diario. Además, los dirigentes empezarán a discutir la posibilidad de un plan de lucha coordinado con las otras centrales obreras disidentes.

Para el plan de Moyano se tomará como caso testigo el de la Asociación Bancaria. El gremio que lidera Sergio Palazzo acordó con los bancos un anticipo de $ 1.700 hasta marzo y de un incremento del 24,2%, con la posibilidad de reabrir la paritaria en el segundo trimestre del año de acuerdo con el impacto de la inflación.

Cerca del camionero dijeron que el miércoles terminará de definirse en qué términos los gremios disidentes encararán la ronda de paritarias. Desde ese sector ya anticiparon que la base para las negociaciones deberá ser de un 25 por ciento. Sin embargo, desde la CGT Azul y Blanca, que lidera Luis Barrionuevo, y la CTA opositora, de Pablo Micheli, avisaron que el piso para las discusiones deberá oscilar entre el 30 y el 35 por ciento.

En lo que coinciden las tres centrales disidentes es en que cualquier acuerdo durante el primer trimestre deberá ser sujeto a revisiones durante el año. Esa alternativa ya fue rechazada desde el Gobierno, que buscará hoy voltearla en la reunión que mantendrán en el Ministerio de Trabajo la Asociación Bancaria y las cámaras que nuclear a las entidades bancarias.

La posible partición en cuotas de las paritarias también generó divisiones en el sector empresarial. Mientras el jefe de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, se alineó con el Gobierno y planteó la necesidad de una sola discusión anual y por debajo del 20 por ciento, su posible rival en la interna de la entidad, Héctor Méndez, se reunió con dirigentes de la CGT de Moyano para comentarles su aval al eventual fraccionamiento (ver pág. 11).

Vamos a sostener que las paritarias son libres y que no tienen ni piso ni techo, le dijo a este diario Abel Frutos, jefe del sindicato del personal de panaderías y dirigente de la central del camionero. Se trata del mismo discurso público del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que sin embargo se contradice con las advertencias de sus propios funcionarios y los de otras áreas del Gobierno.

Como informó este diario, en los planes del Ejecutivo figura un tope del 20 por ciento para los sueldos de este año y la posibilidad de un retoque sobre el Impuesto a las Ganancias en el mismo nivel, sobre el mínimo no imponible. Hasta ahora ningún gremio dio un aval público a ese techo salarial. Y desde el Gobierno reconocen que intentarán aplicarlo al menos en las paritarias del sector público, como cifra testigo para el resto de las negociaciones.

En la CGT oficial, de Antonio Caló, avisaron que no aceptarán un tope en esa línea pero dejaron abierta la opción en caso de una reestructuración completa de Ganancias .

En cambio, desde las centrales opositoras prometen darle forma a un plan de lucha que prevén comenzar recién en marzo.

Las posiciones más duras son las de Barrionuevo y Micheli. También dentro de la CGT de Moyano hay dirigentes como Frutos y Gerónimo Momo Venegas (peones rurales) que alientan un comienzo tempranero de las medidas de fuerza.

Comentá la nota