Salarios: ATE rechazó el aumento propuesto y este lunes definiría acciones de lucha

Salarios: ATE rechazó el aumento propuesto y este lunes definiría acciones de lucha
La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) rechazó la oferta salarial realizada el viernes pasado por el intendente Ricardo Curetti, considerando que “la impone unilateralmente con el aval del Sindicato de Trabajadores Municipales de Patagones”.
Los motivos que los llevan a tomar esta decisión son, entre otras cosas, el “carácter de insuficiente de la oferta y tener impuesto un techo salarial”.

Dijeron que tampoco contempla la propuesta hecha por su comisión que “a las claras tenía los mismos alcances pero con la salvedad de llegar un 30% de aumento al básico y una bonificación del mismo valor (a considerar) para todas las categorías”.

Asimismo, no están de acuerdo con “la indiscriminación implícita que se incurre en trasladar a 276 empleados municipales desde la categoría 1 a la 3 y desde la categoría 2 a la 3 respecto del resto de los empleados municipales, quienes deberán permanecer en sus categorías contemplando como se plasma esta diferencia en su perjuicio dado que no se los recategorizará de igual manera”.

“Tampoco se le abonará una diferencia que signifique una compensación por este atropello a sus derechos, dado que en esta situación claramente el intendente vulnera lo reglamentado en la ley provincial 11.757”, resaltaron desde ATE.

“Nuestros sueldos están conformados por sumas en negro que, según el caso, van desde los $346 hasta superar ampliamente los $1000. Teniendo conocimiento de esto, el Intendente continua introduciendo sumas en negro, en este caso rondando los $600. Contamos con una tabla de básicos inconsistente, donde la diferencia del básico de una categoría a otra es insignificante y en casos irrisoria. Salvo en las categorías 10 a 12 donde allí se diferencia un poco más”, describieron.

Añadieron que “esta oferta implica un 22% de aumento al básico de la categoría 1 y va disminuyendo hasta llegar a un 11% de aumento al básico en la categoría 12. El incremento en el presentismo a $300 y la unificación de las bonificaciones en negro incrementadas hasta llegar a los $600. Además se incrementan en un 20% y en un caso en un 30% un grupo de bonificaciones que en general no la tienen todos los empleados”.

Mencionaron que “en el caso de la categoría 1, el incremento al básico es del 22% más $142,34 por pasar a la categoría 3; en el caso de la categoría 2, el incremento al básico es del 21,69% más $116,34 por pasar a la categoría 3”.

“El Intendente municipal, con la implementación de esta oferta, una vez más continua precarizando los salarios de los empleados dado que genera, a futuro, más complicaciones para alcanzar un salario digno. Es decir, sigue achatando el escalafón de categorías por segunda vez dado que en la primera pasamos de un escalafón de 23 categorías a uno de 12 categorías y en esta oportunidad, en un solo movimiento, de un escalafón de 12 categorías se pasa a un escalafón de 9 categorías, dado que la categoría 1 se dejaría para los nuevos ingresantes que al tiempo pasarían directamente a la categoría 3 y la categoría 2 se deja para definir el básico del sueldo del intendente”, manifestaron.

Advirtió ATE que “los problemas que se dejan para solucionar en un futuro cercano es el de armar un escalafón serio, con una correcta y proporcional definición de básicos para las categorías, que estos básicos permitan tener un sueldo que esté por encima del valor de la canasta familiar, blanquear todas las sumas en negro, incrementar el porcentaje de la antigüedad, la implementación de la carrera administrativa, la implementación de la carrera hospitalaria. Para lograr esto se necesitará mucho dinero, muchos años y por sobretodo decisiones en el momento de paritarias que vayan solucionando estas situaciones. La deuda histórica pendiente que tiene el municipio para con el empleado se sigue incrementando año tras año lamentablemente”.

Recordaron que “en el año 2000, durante el primer año de este gobierno, los salarios de los trabajadores fueron reducidos entre un 7% y un 10%, valores que al día de la fecha no fueron devueltos a los empleados”.

Por último, denunciaron que “evidenció la falta de voluntad del Intendente respecto de alcanzar un mejor salario para los trabajadores dado que el hecho que trabo desde un principio la paritaria era el aumento que debían recibir el intendente, los funcionarios de su gabinete y los concejales, que según palabras del propio Curetti, los concejales están dele preguntar por el aumento. De haberse jugado por los empleados y no haber otorgado un aumento a la planta política, el empleado se hubiera visto beneficiado quizás con un 30% al básico y el blanqueo de sumas en negro o alguna combinación de propuestas que le llevaran mejor y más cantidad de dinero al bolsillo del trabajador. Debo destacar y aclarar que en todo momento el Intendente cito la ley que lo obliga a cobrar el aumento pero no hizo ninguna apreciación cuando se le sugirió que toda la planta política cobrara el aumento y lo donara a las arcas municipales para seguir engrosando la masa de dinero destinada al aumento de sueldo. La ley puede obligarlo al cobro pero después de cobrarlo puede hacer lo que quiera”.

ATE realizará este lunes a las 10 horas una asamblea en el hall del hospital, para determinar los pasos a seguir, aunque sería inminente la realización de medidas de fuerza.

Comentá la nota