En Salta, la CGT estuvo dos horas en la 9 de Julio y la CTA fue a la Legislatura

Unidos pero no mezclados. Esta frase podría sintetizar lo sucedido en la convocatoria al paro anunciado por el titular de la CGT, Hugo Moyano, cuyos trabajadores iniciaron una marcha que en su mejor momento, en Salta, llegó a tener mil personas en la Plaza 9 de Julio a las 8:30.
Esta movilización se deshizo en menos de dos horas después con una marcha que apenas si tenía cincuenta integrantes dando vueltas a la Plaza. Ya a esa hora, el titular del Sindicato de Camioneros, Jorge Guaymás, se había ido a Buenos Aires para participar de la movilización a Plaza de Mayo, en Buenos Aires.

Las columnas de la CTA, en tanto, iniciaron ayer a las 11 su paso hacia el centro, llegando a colmar al menos tres cuadras.

El gremio que encabezó esta movilización fue ATE, gremio que había convocado al paro incluso antes del anuncio hecho por Moyano en Buenos Aires. A pesar que hubo gremios que entendieron que "coincidimos en los reclamos con Moyano", como APSADES, estos gremios se sumaron a la marcha de ATE, gremio base de la CTA que se identifica con Pablo Micheli. Este es quien disputa la CTA a quien dice ser su titular, Hugo Yasky.

Más allá del problema que se generó en el tránsito, y la falta de recolección de residuos, el paro no generó mayores problemas. Según las consultas que se hicieron, en el hospital Materno Infantil había 26 profesionales adheridos al paro, mientras que en el San Bernardo había adherido uno solo.

En las escuelas "no se notó mucho el paro", sostuvieron fuentes del Ministerio de Educación. sin embargo, la integrante de Tribuna Docente (que también acompañó la marcha de la CTA), Cristina Foffani, sostuvo que según la información que les había llegado, el acatamiento en el nivel secundario había llegado al 60 %, y al 40 % en el primario.

Los argumentos

"No puede ser que tengamos un sueldo para que nos quiten y les den a empresas multimillonarias", sostuvo el miembro de la Junta Directiva de Camioneros en Salta, Julio Chávez. "No nos alcanza, por eso paramos", fue en tanto el lema que elevaron los manifestantes de la marcha de ATE, quienes criticaron que el 80 % de los argentinos "no llegua ni siquiera a cobrar el costo de la canasta básica".

Esta fue la respuesta a los porcentajes que brindó la Presidenta Cristina Fernández al sostener que sólo el 19 % de los trabajadores en blanco pagan el impuesto por el mínimo no imponible. Criticaron el anuncio de préstamos a jubilados pidiendo la "devolución del 82 % móvil", apuntando en contra de la inflación.

Comentá la nota