Salud: Pese a los descuentos prestadores ratifican las medidas

Los trabajadores confirman la continuidad del paro por tiempo indeterminado y dicen que no acatarán ninguna medida si no hay solución a los reclamos. Trabajo instó a atender los servicios esenciales.
Luego que el gobierno provincial efectivizara el descuento de los días no trabajados, la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) marchó ayer para hacer oír su reclamo.

Pasadas las 11, y con el descuento plasmado en los recibos de sueldo, los trabajadores de la salud agremiados a una de las agrupaciones partícipes del conflicto, recorrieron las calles que unen la nueva terminal de ómnibus, con el nuevo Centro Cívico.

Los asambleístas, quienes reclaman acciones concretas del gobernador, marcharon entonando cánticos contra el ministro de Salud, Oscar González. “El ministro es persona no grata para los trabajadores”, afirmó Carlos Altamirano, secretario general de UTS.

Al finalizar la protesta, el dirigente dijo: “Nosotros decidimos la medidas de fuerza buscando los caminos para terminar con el conflicto porque fuimos formados para darle soluciones a la gente y no para traerle problemas. Pero el gobierno elude cualquier canal de diálogo que se pueda establecer. Por eso seguimos insistiendo”, señaló.

Pasados los 15 días desde que se inició el conflicto que mantiene paralizados gran parte del sistema sanitario provincial, el gobierno redobló la apuesta y realizó los descuentos, al tiempo que hizo hincapié en el 33,2% de aumento de bolsillo para los agentes durante el 2011.

“De efectivizarse, los descuentos serían una ‘mojadura de oreja’ a los médicos”, dijo a este diario Luciano Parietti, de Médicos Unidos.

“El descuento realizado es de casi un 5% del salarios hasta el momento, pero seguramente el mes que viene será más”, señaló Altamirano.

Desde otro punto de la gran encrucijada en que se convirtió el conflicto, Schiaretti instruyó a la secretaría de Trabajo para que se expidiera e intimara a los trabajadores a deponer la actitud.

“Hoy nos comunicaron que el gobierno le pidió al secretario de Trabajo Omar Sereno, que declare la ilegalidad de la medida. Si la Secretaría de Trabajo declara la ilegalidad de las medidas de fuerza, los denunciaremos ante la justicia por persecución gremial”, afirmó Altamirano.

Respecto a la posibilidad de que se dicte la conciliación obligatoria, el dirigente dijo: “Las bases ya han decidido que no se va a acatar ninguna medida, independientemente de quien la dicte. No vamos a levantar el paro hasta ver medidas concretas que atiendan nuestros reclamos”.

Por otro lado, hoy a las 9 se realizará la movilización de la Asamblea Interhospitalaria, quienes marcharán desde el Polo Sanatario hacia el ministerio de Salud de la Provincia

Trabajo insta a garantizar los servicios esenciales

A lo largo de todo el día de ayer se especulaba con una inminente resolución de la secretaría de Trabajo de la Provincia. Desde esa repartición se buscaba la mejor herramienta de intervención en el conflicto, ya que, fuentes allegadas, destacaban que uno de los escollos a vencer era que el gobierno reconoce como únicos interlocutores al SEP y ATE, pero la mayoría de los trabajadores de Salud no los tiene como sus representantes, formando sus propias agrupaciones para la lucha. Aquí surge el primer problema, ya que no queda claro a quién notificar de la resolución a tomar por la Secretaría de Trabajo.

Finalmente, en la tarde de ayer, se resolvió intimar a los trabajadores a cumplir con los servicios esenciales, y se declararía la ilegalidad de la protesta si los mismos se vieran afectados.

En cuanto al curso de la resolución, se informó que la misma se hará saber a los agentes a través de la dirección de los respectivos nosocomios.

Comentá la nota