Salvavidas oficial para obreros del pescado

Decidido a atemperar las consecuencias de la crisis laboral que afecta a las plantas procesadoras de materia prima de origen marino ante la prolongada parálisis que afecta al puerto de Mar del Plata por el reclamo de actualización salarial de los marineros del SIMAPE, el gobierno nacional tiene decidido brindar una ayuda económica para los obreros del pescado. El SOIP esta abocado a confeccionar el listado. Creen que sumarán más de 10 mil beneficiarios. Por ahora no hay fechas ni montos.
La noticia de la ayuda oficial corrió rápido por las calles del puerto y el lunes por la mañana ya había cientos de trabajadores pugnando por quedar registrados en los listados que confeccionan en el Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (SOIP).

“No damos abasto, tenemos los dedos de las manos acalambradas”, confesaba una mujer rubia que completaba las planillas. La ayuda económica no solo es para los trabajadores registrados bajo convenio colectivo y el anexo PyME, sino también para quienes estén relacionados con cooperativas, legales y de las otras.

“Vamos a anotar a unos 4500 compañeros efectivos y calculo que llegaremos a los 10, 11 mil sumando a todos los otros que están ligados a la actividad en el circuito informal”, reconoció Cristina Ledesma. La secretaria General del gremio junto a colaboradores visitó distintas plantas donde funcionan cooperativas para retirar los listados.

En otros casos, propios representantes de cooperativas llevaron el listado a la sede del sindicato. Las entidades avalan con su papelería membreteada la rúbrica que hacen los asociados.

“Anotamos a la gente que efectivamente está en la rama del pescado”, explicó la dirigente quien la semana que viene le entregará “en mano” a Miguel Bustamante el listado completo. Por ahora nadie se anima a hacer público la cifra de la ayuda económica ni la fecha en que se hará efectiva. “Nunca se habló de cifras”, reconocen en cercanías de Ledesma.

Cuando el conflicto entre el SIMAPE y las cámaras empresarias apenas había comenzado, desde el SOIP habían gestionado ante el Ministerio de Trabajo un subsidio para aquellos obreros que habían quedado fuera del sistema laboral. En ese momento se inscribió a los obreros de Barillari, Costa Brava, Mardi y varias plantas cooperativas. Ahí si trascendieron cifras. La ayuda, por única vez, sería de 800 pesos.

La intervención de la Subsecretaría de Pesca -y su decisión de bajar toda la ayuda al sector más desprotegido en este prolongado conflicto- marca con nitidez la intención oficial de reconocer al SOIP como el único interlocutor válido con el Estado al momento de gestionar y recibir este salvavidas en medio de la tempestad.

Comentá la nota