El Saon le respondió a los empresarios: “Se muestran proclives al diálogo y volvieron a dilatar la negociación paritaria”

El Sindicato Argentino de Obreros Navales, con la firma de Walter Castro salió con los tapones de punta y disparó contra la Cámara Argentina de Armadores de Buques Pesqueros de Altura y la Cámara de la Industria Pesquera Argentina, quienes emitieron un comunicado en las últimas horas apuntando contra el Simape y ellos mismos.
“CaIPa no muestra en los hechos la predisposición que pregona en los comunicados de prensa”, fue el título del comunicado del Sindicato Argentino de Obreros Navales, delegación Mar del Plata, cuando se vio en la “necesidad de aclarar algunos conceptos vertidos por las cámaras empresarias de la pesca, particularmente CaIPA y la Cámara de Armadores”.

“Las entidades empresarias aludieron al rechazo de la nueva oferta presentada al Sindicato Marítimo de Pescadores y ponderaron su disposición a negociar, destacando que habían acordado con ‘grandes sindicatos de la pesca tales como el Sindicato de Obreros del Pescado SOIP, Sindicato de Obreros Navales SAON y el sindicato de Obreros Marítimos Unidos SOMU, entre otros’, según señala el documento difundido ayer miércoles por la patronal”, agregaron.

“En lo único que coincidimos con las cámaras es que el SAON es un gremio grande”, se diferenció Walter Castro, secretario Gremial, al frente de la Delegación Mar del Plata. “No somos un gremio de la pesca, sino vinculado a ella que no es lo mismo. Conductores y mecánicos navales, y la Asociación de Capitanes son entidades de la pesca y tengo entendido que todavía han acordado con ellos tampoco”, advirtió el dirigente que representa a los prácticos de muelle, que trabajan en los buques pesqueros.

Desde el SAON pidieron que los asociados a la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (CaIPA) “dejen de victimizarse” puesto que “se muestran proclives al diálogo y la concordia, cuando en las últimas horas volvieron a dilatar la negociación paritaria por la actualización salarial de los compañeros que trabajan en los talleres de las empresas armadoras”.

“María Inés Vives, gerente de Relaciones Humanas de la empresa Moscuzza, es la encargada de estirar la negociación ante el Ministerio de Trabajo. Seguimos esperando poder rubricar el acta y ya casi estamos en julio. CaIPA no muestra en los hechos la predisposición que pregona en los comunicados de prensa”, cuestionó Castro.

Por último, la dirigencia del SAON dejó en claro que acompaña la medida de fuerza que impulsa el SIMAPE. En ese sentido remarcaron que “si bien es una acción directa que puede resultar antipática y genera perjuicios en toda la comunidad, no se pueden tomar decisiones a espaldas de los trabajadores”.

Comentá la nota