"Las SAPEM no deben ser bardeadas"

El diputado provincial Jorge Basso afirmó que las sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria (SAPEM) “son la organización más ingeniosa que se puede dar en una provincia como La Rioja”, donde no hay mercado de capitales y el capital privado, por una cuestión de oportunidades o por volumen, no puede estar presente en determinadas inversiones. “Si no las hace el Estado, no las hace nadie a esas inversiones”, aseguró. Consideró que están pensadas a largo plazo, “algo que hace mucho que no se hacía en La Rioja” y además, tienen un doble control de la Nación y la provincia, lo que les da transparencia.
El diputado provincial consideró que estas empresas “no deben ser bastardeadas”; dijo Basso que eventualmente “pueden ser corregidas o debatirse su instrumentación, pero no denostadas”.

Señaló que “son la organización más ingeniosa que se puede dar en una provincia como La Rioja donde no hay mercado de capitales o donde el capital privado, por una cuestión de oportunidades y/o de volumen, no puede hacerse presente en determinadas inversiones, donde si no las hace el Estado no las hace nadie”.

En este sentido, mencionó como ejemplo la de telecomunicaciones que con Internet para Todos y el programa “Joaquín V. González”, se formaliza la entrega de las laptops a todos los alumnos primarios y secundarios, achicando desde la tecnología la brecha de la educación con los centros del conocimiento; o el Parque Eólico Arauco, que ayuda a la infraestructura eléctrica diversificando la matriz de la producción de ese servicio esencial para captar las inversiones necesarias para el desarrollo”.

Así también, el legislador capitalino se refirió a las SAPEM dedicadas a la producción agrícola-ganadera, con centros genéticos para mejorar la producción, cuyo objetivo es achicar la brecha económica en el ambiente rural y el urbano, donde la generación de empleo genuino es clave, dada las prácticamente nulas probabilidades desde el sector privado y estatal.

Basso resaltó que la creación de empresas con participación mayoritaria estatal en tres temas claves como educación, energía no convencional y en alimentos, son producto de las inversiones realizadas por el gobierno provincial a partir de la obtención de créditos de la banca pública, en condiciones por demás ventajosas, que al sector privado le sería muy difícil conseguir. “Desde lo político, esto marca una decisión que desde hace tiempo en la provincia no se privilegia, que es hacer algo para el mediano y largo plazo, para las futuras generaciones y no para la coyuntura electoral como se hizo costumbre muchas veces”, consideró el diputado.

Además, Basso hizo referencia al funcionamiento controlado de estas empresas, “lo que es fundamental para dar la imagen de transparencia en el manejo de los recursos del Estado”. Aquí prácticamente hay un doble control dado por el monitoreo que se efectúa desde el Ministerio de Economía y la Jefatura de Gabinete de la Nación; y los controles que se realizan en la provincia desde el propio Ministerio de Hacienda, la Unidad de Control Interno y el Tribunal de Cuentas, conformado de acuerdo a lo que establece la Constitución, con representantes de la oposición.

Comentá la nota