Scioli avanza en las paritarias con los estatales para evitar conflictos

Ofreció al personal de la salud y judiciales una suba a cuenta, como hizo con los docentes

En su afán de neutralizar cualquier conflicto sindical que pudiera alterar el rumbo de su campaña electoral, el gobernador de Buenos Aires y precandidato a presidente del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, adelantó las negociaciones salariales con los diferentes sectores de la administración pública.

Como ya lo logró con el grueso del personal administrativo y con el Frente Gremial Docente, Scioli avanza ahora con éxito en un trato con los sindicatos que nuclean a los empleados bonaerenses de la salud y a los judiciales.

Ambos sectores responderán la semana próxima a la oferta que hizo ayer la gobernación: una suba del 7 por ciento entre enero y febrero a cuenta de lo que será el aumento anual, que deberá acordarse entre mayo y junio. Por lo bajo, fuentes gremiales confiaron a LA NACION que la propuesta salarial sería aceptada. Sin embargo, los judiciales evaluaban plantear que la suba sea retroactiva a diciembre, algo que no sería viable.

El trato sería idéntico al que se cerró con los administrativos y apenas más bajo de lo que acordaron los docentes (obtuvieron un alza del 8,28% a cuenta en dos cuotas).

El jefe de gabinete bonaerense, Alberto Pérez, valoró la importancia de haber acordado "una mejora en la calidad del salario" con los gremios del sector estatal y destacó la "armonía" que existiría en la relación "con todos los trabajadores del Estado", según dijo en Radio Provincia.

El escenario que trazó Pérez no fue compartido por la cúpula de la seccional bonaerense de ATE, cuyo líder, Oscar de Isasi, denunció "un acuerdo político" entre Scioli y UPCN, la otra fuerza que reúne a los estatales. De Isasi le apunta directamente a Carlos Quintana, el jefe provincial de UPCN. Ex aliado de Hugo Moyano y con un procesamiento en marcha por haber intentado sacar a Uruguay 45.000 dólares, Quintana es uno de los pilares sindicales en el proyecto presidencial de Scioli.

Como Scioli, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, tampoco quiere tensiones con los maestros que pudieran interferir en su sueño presidencial. Ambos candidatos cerraron acuerdos salariales a cuenta y anhelan ahora que el ciclo lectivo pueda abrirse con normalidad el 2 de marzo. Macri, además, también logró neutralizar momentáneamente los reclamos salariales de los trabajadores del subte. Todo es parte de una misma estrategia.

Comentá la nota