La SCPL reconoce que está “atada de manos” con los aportes a los gremios

La SCPL reconoce que está “atada de manos” con los aportes a los gremios

Carlos Vargas expuso durante la sesión del miércoles que si la cooperativa cesara en algunos pagos como los adicionales a los gremios y la cuota societaria a la Federación de Cooperativas de la provincia, podría equilibrar su ecuación económica hoy deficitaria. Desde la entidad se explicó ayer que está obligada legalmente a efectuar los aportes sindicales.

 

La Federación de Cooperativas de Chubut (FECH) es la entidad madre que nuclea a todas las instituciones de esa rama en la provincia y tiene como uno de los objetos prioritarios el planteo conjunto y defensa de las cooperativas. A ella están integradas todas las prestadoras de servicios públicos, que aportan una cuota societaria fijada en equivalencia a su cantidad de asociados. De allí que la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) aporte en ese concepto casi el 50% de lo que recibe la entidad -que también nuclea a las entidades de Trelew, Madryn y Esquel- y justamente por eso mismo suele recaer en la entidad comodorense la Presidencia de la Federación.

Así se explicó ayer desde la prestadora de servicios públicos, luego de que el concejal Carlos Vargas (FpV) dijera en el recinto durante la sesión del miércoles que el pago devengado a la FECH repercutía en $600.000 pesos mensuales. Fue en ese contexto, que la institución transparentó los pagos de esa cuota societaria en los últimos tres años, para ilustrar que la carga mensual equivalió en junio de 2015 a $68.152, es decir la décima parte de lo señalado por el concejal.

La función de la Federación se circunscribe a los posicionamientos para lograr reconocimientos tarifarios al momento de dejar de pertenecer al mercado patagónico para depender del mercado eléctrico nacional, entre otros aspectos.

APORTES SINDICALES

Más allá de la cuota societaria a la Federación, Vargas había referido con mayor énfasis a los aportes adicionales que la SCPL está obligada a efectuar como patronal, directamente a los sindicatos de Luz y Fuerza y Obras Sanitarias, una cifra que situó en cerca de 2 millones de pesos mensuales para plantear abstenerse de ese pago y poder generar un ahorro en las arcas de la institución.

Fue así que desde la SCPL se subrayó que suspender tales pagos implicaría un incumplimiento a las leyes vigentes, en función de que dichos aportes están fijados en convenios colectivos de trabajo reconocidos por la Secretaría de Trabajo.

De lo dicho se desprende que para poder abolir lo que en términos sindicales es una “conquista” se requiere una nueva discusión paritaria, la modificación de los convenios colectivos e incluso apelar a un “renunciamiento” de los referentes sindicales, y de allí que sea un cometido de difícil logro y para lo que se requería bastante más que un planteo aislado de la o las cooperativas, sino de una mesa ampliada con participación del Estado en todos sus estamentos.

Hay que aclarar en este punto que las miradas sobre los aportes a los gremios no están fijados en la retención que se efectúa a cada trabajador afiliado en calidad de cuota sindical, sino en aportes “solidarios” que las cooperativas están obligadas a efectuar, y que giran en torno a porcentuales fijos de la masa salarial “neta”.

Comentá la nota