El sector de la CTA provincial de Hugo Yasky rechaza el paro de Moyano

El secretario general de ATE provincial afirmó que su gremio "absolutamente no adhiere" a la medida de fuerza, al tiempo que alertó sobre los apoyos de Cecilia Pando y Macri· Ate Rosario sí hará paro, y la Bancaria moviliza a Buenos Aires
Las posiciones sindicales sobre el paro nacional lanzado por el secretario general de la CGT Hugo Moyano para el miércoles próximo siguieron bifurcándose ayer en la provincia de Santa Fe. El titular de ATE provincial e integrante de la CTA provincial (alineada con Hugo Yasky), Jorge Hoffmann, rechazó la medida de fuerza. "ATE de la provincia de Santa Fe no adhiere en absoluto al paro, que es claramente opositor y resulta preocupante por las adhesiones que ha tenido", expresó el dirigente gremial, que fue candidato a vicegobernador en la fórmula de Agustín Rossi en las últimas elecciones provinciales. "Tengo entendido que Cecilia Pando ha adherido al acto, públicamente también lo ha hecho (Mauricio) Macri, por lo tanto se está desnaturalizando un planteo que sindicalmente es legítimo y debe ser respetado", agregó el dirigente provincial de ATE. En tanto, el secretario gremial de la Asociación Bancaria de Rosario, Matías Layús, afirmó que su sindicato convocará al acto que se realizará en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, pero no hará paro de actividades, por lo tanto, la atención en los bancos será normal el miércoles.

Por otra parte, la conducción de ATE Rosario, en manos de Gustavo Martínez, sí realizará un paro el miércoles, con movilización en la ciudad. "Convocamos a todos los estatales; municipales, provinciales y nacionales a participar de manera activa del paro nacional de nuestra Asociación, el miércoles 27 de junio. El lugar y el horario de concentración será la plaza 25 de mayo, a las 10.30, desde donde se marchará a la plaza San Martín", afirmaron. La medida fue convocada por el gremio con anterioridad al anuncio televisivo de Moyano. "El paro fue ratificado mediante los ámbitos más democráticos existentes en el mundo sindical, es decir, a través de Asambleas en los distintos lugares de trabajo y mediante una multitudinaria Asamblea Extraordinaria de afiliados", se diferenció Martínez.

La coincidencia despertó una suspicacia. "De la conducción de Víctor de Genaro se puede esperar cualquier cosa", afirmó Hoffmann. El dirigente provincial de ATE --distanciado política y sindicalmente de De Genaro-- agregó: "Entiendo que es un paro que más que connotación gremial tiene connotación claramente opositora y sustentada en los referentes de la vieja y la nueva derecha argentina". Sobre la adhesión de dirigentes sindicales como los porteños Pablo Micheli y Rubén Pollo Sobrero, el dirigente santafesino consideró que "existe una nueva derecha en la Argentina, que tiene su origen o mejor dicho ha tenido un pasado vinculado a la izquierda. Es lo que se podría denominar la izquierda sojera, una supuesta izquierda que termina absolutamente hegemonizada y detrás de los planteos de la derecha más radical de la Argentina".

En ese sentido, Hoffmann se apresuró a separar el "planteo sindical que puede ser legítimo y debe respetarse a rajatabla", al tiempo que subrayó: "Sin ninguna duda, este planteo se ha transformado en una convocatoria contra el gobierno nacional y popular de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con el apoyo claro de sectores de derecha".

Sobre el pedido de aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, Hoffmann resaltó que "la CTA orgánicamente lo sostiene y yo creo que el planteo es legítimo. Más aún, creo que el gobierno está esperando que finalice el proceso de paritarias, como lo hace todos los años, para determinar el porcentaje a aumentar".

Comentá la nota