Según la CGT de Caló, Kicillof prevé inflación de entre 20% y 25% en 2015

Según la CGT de Caló, Kicillof prevé inflación de entre 20% y 25% en 2015

El ministro se reunió con un grupo de sindicalistas, que le trasladó su temor por la caída de la economía y el futuro del empleo. Descartó posibles cambios en Ganancias

Apenas un rato antes de su visita del lunes al Congreso para presentar el presupuesto, el ministro de Economía, Axel Kicillof, compartió una encuentro reservado con un grupo de dirigentes de la CGT oficial, encabezado por Antonio Caló. Allí, les anticipó que el Gobierno prevé para el próximo año una inflación de entre el 20% y el 25%, varios puntos por encima de la estimación incluida en el proyecto que el funcionario expuso ante los legisladores, según confiaron a este diario gremialistas que participaron de la reunión. 

Las expectativas de la administración kirchnerista sobre la marcha de la economía y el empleo en 2015 constituyeron el eje del almuerzo entre Kicillof y los referentes cegetistas compartieron en la sede del gremio de UPCN un par de horas antes de la visita del ministro al Parlamento. Fuentes de Economía confirmaron el encuentro, pero rechazaron que el ministro haya planteado a la cúpula de la CGT cifras diferentes a las incorporadas al proyecto de presupuesto. Fue “un excelente almuerzo con los representantes de los principales sectores gremiales” del que tomó parte todo el equipo del Ministerio, entre ellos el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, comentaron brevemente desde el Palacio de Hacienda.

“Nos tiró con una catarata interminable de números”, describió un sindicalista. Y remarcó que en caso particular de la evolución de los precios, frente a la inquietud expresada por los gremialistas, Kicillof blanqueó una estimación inflacionaria de entre el 20% y 25% para 2015, por encima de la pauta del 14,9% incluida en el flamante proyecto de presupuesto, aunque sensiblemente menor a los cálculos privados que prevén que este año culminará con una inflación en torno al 35%. 

Otro de los sindicalistas que también compartió la charla, reparó en el mismo dato y lo interpretó como un mensaje vinculado a las previsiones gremiales de cara a la ronda de negociaciones salariales del próximo año. 

Durante la charla, el grupo de gremialistas (además de Caló, participaron el anfitrión, Andrés Rodríguez, y los dirigentes Gerardo Martínez de Uocra, Omar Viviani de taxis y José Luis Lingeri de Obras Sanitarias) planteó al ministro su creciente preocupación por la caída de la actividad económica y sus efectos sobre el nivel de empleo. En ese punto, el líder de la UOM llevó la voz cantante al referir a las complicaciones que atraviesan algunos sectores industriales (automotriz, metalmecánico) con más de 15 mil trabajadores suspendidos y alrededor de 2000 despidos. “Hay mucho temor por lo que pueda venir porque ya ahora la caída está impactando más de lo esperado”, sumó otro dirigente.

Kicillof intentó llevar tranquilidad a la conducción cegetista y prometió que el Gobierno tomará las medidas necesarias para garantizar la recuperación de la economía. Deslizó, en ese sentido, la alternativa de una extensión de los controles a las importaciones para apuntalar la producción local en sectores clave. “Plantea que todo lo que se trae de afuera se va a producir acá. Estamos todos de acuerdo, pero eso no es tan sencillo si no hay inversiones”, advirtió otro gremialista.

Tampoco Caló y compañía se fueron conformes con la respuesta del funcionario a una de las principales demandas sindicales: la rebaja de la carga del impuesto a las Ganancias sobre los salarios. Es que, según las fuentes, el ministro también le bajó el pulgar al pedido para exceptuar el medio aguinaldo de diciembre del pago del tributo.

La proyección que Kicillof es bozó ante la CGT de una inflación de 25% para 2015 marca una diferencia sustancial con la suba de precios acumulada en los últimos doce meses que, de acuerdo con los cálculos privados, se ubica entre el 35% y el 40%. Una reducción de 15 puntos en un año implicaría que el Banco Central deje de financiar de manera contundente al Tesoro, para que la cantidad de pesos en circulación sea sensiblemente menor y no presione sobre los precios, lo que a la vez también se traduciría en importantes recortes en el sector público.

Comentá la nota