"Seguro habrá una oferta superadora"

Los gremios del sector de la provincia ya anunciaron un paro de dos días para la semana próxima si no consiguen aumento.
Los trabajadores municipales de la provincia decretaron ayer un paro de 48 horas entre el miércoles y jueves de la semana próxima en rechazo a la oferta salarial de las intendencias. De inmediato los jefes comunales convocaron a una reunión paritaria para el lunes a primera hora en un último intento por desactivar la medida de fuerza. "Vamos a proponer una oferta superadora", anticipó el secretario de Gobierno de la municipalidad de Rosario, Fernando Asegurado. Según pudo averiguar este diario, la propuesta girará en torno al 8 por ciento de incremento, un porcentaje intermedio entre lo ofrecido originalmente (6,3) y lo exigido por la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram) en torno al 10 por ciento para lo que resta del año.

Ayer a la mañana la asamblea de la Festram decidió realizar entre el miércoles y jueves de la semana venidera un paro total por 48 horas, sólo con guardias mínimas, en rechazo a la oferta del 6,3 por ciento de aumento salarial ofrecida por los intendentes al sector, avalando así la moción presentada por los municipales rosarinos

En paralelo, los funcionarios municipales intercambiaban llamados para acordar si estaban en condiciones de mejorar la oferta salarial y así desactivar la protesta. Antes del mediodía los jefes comunales ya habían resuelto hacer un último esfuerzo fiscal que se propondrá el lunes a primera hora en la ciudad de Santa Fe.

"Vamos a presentar una oferta superadora", se limitó a adelantar Asegurado a Rosario/12, tras lo cual destacó la voluntad de los intendentes y presidentes comunales de "terminar el año sin conflictos, con tranquilidad para los empleados y los vecinos".

De acuerdo a lo que pudo establecer este diario, los jefes comunales apuntarán a un "punto intermedio" entre la oferta inicial del 6,3 por ciento inicialmente ofrecido y el 10 por ciento reclamado por la Festram, con lo cual se ofrecerá una cifra cercana al 8 por ciento. Resta definirse los plazos y las modalidades de pago.

Los intendentes evaluaron en un primer momento imitar la estrategia de la Casa Gris en su paritaria: mantener el 6,3 por ciento de aumento pero dejar en manos gremiales el esquema de reparto. Los estatales de ATE y UPCN aceptaron este ofrecimiento, priorizando las escalas más bajas en detrimento de las categorías más altas.

Pero entre los municipales esa opción fue desestimada. "No sirve, el gremio no puede aceptar la masa salarial. La complejidad de nuestro sistema paritario es que tenemos 353 empleadores, que son los intendentes y presidentes comunales de toda la provincia. Aspiramos a unificar los salarios de todos los empleados municipales", planteó el secretario adjunto de la Festram, Antonio Ratner.

Comentá la nota