Semana caótica: la 9 de Julio se convirtió en protestródromo

Semana caótica: la 9 de Julio se convirtió en protestródromo

La Avenida 9 de Julio se convirtió en los últimos días en un verdadero protestódromo. Tras cinco protestas que produjeron cortes de calles sólo el jueves en el Centro porteño, el caos de tránsito continuó hoy.

 

Los cortes comenzaron con una nueva protesta de taxistas contra Uber en el Obelisco. A las 11, alrededor de 100 choferes se reunieron en distintos puntos de la Ciudad para ir en caravana. Apenas pasadas las 11:30, los vehículos comenzaron a bloquear la totalidad de Corrientes, alrededor del Obelisco y tres carriles de Pellegrini, mano al norte de la Ciudad. Además, paraban a otros taxis que no formaban parte de la manifestación y estaban trabajando, para que se unieran.

“No tenemos nada que ver con ningún gremio ni sindicato. Esto nació del boca en boca. Uber despertó un gigante”, le dijo a Clarín Hugo “El Titán Sánchez”, taxista desde hace 25 años. “Cortamos porque no queremos violencia como en otros países, donde a Uber lo sacaron, por ejemplo, quemándole los autos”, agregó.

“Para sacar a Uber tienen que trabajar, la protesta no está bien. Si se quedan parados, no llevan comida a sus familias”, señaló Mónica, quien pasaba por el lugar.

“Yo estoy de acuerdo con lo que hacen, ¿pero por qué perjudican al ciudadano?”, indicó otra señora.

“¡Vamos Uber!” exclamó un joven desde su auto.

Ángel Miranda trabaja de taxista hace 4 años. “Arranqué sacando dos créditos para la licencia, la cual terminaría de pagar recién el año que viene. Por eso, todo lo que gano va para cubrir ese crédito. Pero con esto de Uber y la enorme baja del laburo, no sé si voy a poder”, se lamentó. “Si el Gobierno dice que no entrega más licencias porque no hay laburo, ¿por qué mete a esta empresa a trabajar?"

El corte terminó a las 13, cuando los taxistas decidieron levantarlo. Pero la pesadilla para los automovilistas, no: a esa misma hora, fueron los trabajadores de los bingos porteños quienes tomaron la batuta. Con bombos y redoblantes, cortaron Avenida de Mayo y 9 de Julio hasta la tarde, lo que obligó a suspender el Metrobus y desviar el tránsito desde Belgrano.

Esa medida respondió al cierre de las cinco salas en la Ciudad, que el jueves dejaron de funcionar. Tenían las concesiones vencidas y se mantenían abiertas a través de una medida judicial que la semana pasada quedó fuera de efecto. Por eso, 450 trabajadores quedaron en la calle y piden “una reinserción laboral rápida e indemnizaciones”.

Comentá la nota