Semana clave para los conflictos gremiales

Por primera vez en el segundo semestre, ATE, UPCN, Sejun y ATEN habían planteado medidas. Hoy habrá asambleas para definir la continuidad del reclamo. ATE debe decidir si acata la conciliación obligatoria.
Los cuatro gremios estatales de mayor representación podrían realizar esta semana medidas de fuerza. Los judiciales, nucleados en Sejun, profundizaron el paro el jueves y el viernes, y hoy definirán en asamblea los pasos a seguir en un reclamo que está por cumplir dos meses. También tiene asamblea ATE, aunque en este caso es la continuación de una reunión que el viernes se frenó cuando el gobierno provincial dictó la conciliación obligatoria y obligó al gremio a repensar la estrategia durante el fin de semana, cuando tenía definido volver a cortar las rutas de la provincia. UPCN y ATEN fueron los últimos en definir medidas y terminaron de completar, el primero con una marcha y paro entre el jueves y el viernes pasado, y el segundo con una movilización provincial y paro para mañana y pasado, la semana más conflictiva, en lo que va del segundo semestre, entre el gobierno y los sindicatos.

La clave de lo que ocurrirá el resto de la semana y sobre el camino que tomará cada uno de los frentes del gobierno con los gremios está en la asamblea de delegados de ATE, que reiniciará cerca del mediodía. El secretario general Carlos Quintriqueo anticipó el viernes que hoy definirán si acatan o desconocen la convocatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la provincia. La conducta histórica de ATE indica que las conciliaciones obligatorias planteadas desde la esfera provincial, que en realidad son definidas por el mismo empleador al que le reclaman, no han sido acatadas.

Si ATE desconoce el llamado de la Secretaría conducida por Oscar Closs, todo indica que volverá a las rutas. Ese era el plan el viernes, cuando incluso se pensaba en cortar el acceso a la refinería de Plaza Huincul.

Lo que ocurra con este reclamo condicionará las medidas del resto de los gremios. Hasta el momento, los sindicatos, sumidos en los conflictos internos que, al menos hasta que se resuelvan las elecciones de ATEN en las próximas semanas, quebraron la CTA, marcharon por separado. Pero el gremio de docentes, que pasó desapercibido en las últimas semanas en las que, si no hubo clases en muchos colegios fue por el paro de los porteros, la facción de ATE que comanda Jorge Marillán, volverá a marchar con todas sus seccionales después de mucho tiempo. Será mañana, por el centro de Neuquén, con una movilización provincial.

UPCN, en tanto, viene sosteniendo planteos más duros en el sector de Salud, pero recién la semana pasada, el secretario general Osvaldo Lorito sacó el reclamo a las calles. La conciliación obligatoria dictada por Closs también los alcanza. A diferencia de ATE, UPCN confirmó que suspende las medidas y que se sentará en la mesa convocada para el miércoles.

Semejanzas

El reclamo de los cuatro gremios, con diferencias en cuestiones secundarias, es el mismo: aumento salarial para el segundo semestre. Todos habían logrado un compromiso para volverse a sentar, tras obtener subas de ente el 17% y el 20% para la primera parte del año. Sin embargo, las negociaciones se estancaron. La respuesta, ya sea del Tribunal Superior de Justicia como del gobierno provincial, fue la misma: el presupuesto no permite nuevos incrementos. Las propuestas fueron escasas: a los judiciales se les ofreció un 10%, pero a partir de 2013. El resto no tuvo ofertas. En todos los casos se busca alcanzar, sumando lo del primer semestre, entre el 30% y el 35%, un porcentaje que en la provincia sólo obtuvieron los trabajadores petroleros.

Comentá la nota