Una semana crucial en el conflicto del subte B

Las partes volverán a reunirse mañana; los delegados reclaman seguridad

Comienza una semana clave en la negociación para destrabar el conflicto entre Metrovías y los metrodelegados que impide, desde hace más de una semana, que las formaciones completen el recorrido de la línea B de subte hasta las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas, inauguradas el viernes 26 de julio. Mientras no haya solución, el servicio será limitado entre Alem y Los Incas.

La semana es crucial porque mañana, tras el cuarto intermedio decretado el viernes, volverán a reunirse los trabajadores de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) y la empresa concesionaria del servicio en el ámbito de la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad.

Se espera que se llegue a un principio de acuerdo sobre los pedidos de los metrodelegados, basados principalmente en cuestiones de seguridad y la cantidad de horas de trabajo efectivo que deben cumplir. Si no hay avances, puede complicarse la situación, ya que en las bases comienza a hablarse de tomar medidas más contundentes, como un paro de actividades, según pudo saber LA NACION.

"Son problemas graves que tienen que ver con el riesgo eléctrico que produce peligro de muerte, porque hay cables de alta tensión en contacto con el agua", dijo ayer el titular de la Agtsyp, Roberto Pianelli. "Siempre tenemos expectativa de llegar a un acuerdo, pero si no se resuelven los problemas, seguiremos con el servicio reducido", anticipó.

Los metrodelegados denuncian que en los túneles y las nuevas estaciones hay filtraciones y cámaras subterráneas inundadas. "Ni Metrovías ni Sbase reconocen fallas en la seguridad, pero están dispuestos a incorporar algunas de las medidas planteadas el viernes", dijo Pianelli.

El otro punto de discrepancia es el descanso de los trabajadores. Antes de la inauguración los motorman y guardas realizaban cinco vueltas en el tramo Alem-Los Incas en 4 horas y 25 minutos. Pero hasta Rosas los tiempos cambian. La empresa pretende que se mantengan las cinco vueltas, pero los metrodelegados propusieron realizar cuatro y media en una diagrama de postas

Comentá la nota