Señalan a un sindicalista por la pelea de barras en Laferrere

Señalan a un sindicalista por la pelea de barras en Laferrere

Los enfrentamientos entre barras de Laferrere y Dock Sud la semana pasada –de los que 14 efectivos policiales resultaron heridos– dejaron otra vez al descubierto los vínculos entre la política y las bandas delictivas, disfrazadas de hinchadas de fútbol. Esta vez, el personaje salpicado es el jefe del Sindicato de Empleados de Comercio de Zona Oeste, Julio Ledesma.

“Todo lo que se dice sobre el Negro en materia de negocios es cierto”, comenta un dirigente gremial que lo conoce bien. El Negro es Julio Ledesma, jefe del Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio y Afines (Seoca) Zona Oeste, desde hace 25 años. La connivencia entre los barrabravas y jefes sindicales, políticos y policiales no se agota en mano de obra para movilizaciones. Incluye varios negocios legales e ilegales, como el transporte no registrado, la pegatina de afiches, y la venta de drogas. Antes de las elecciones de 2003, fue el primer gran puntero del kirchnerismo en el Conurbano. Después trabajó para De Narváez, y ahora es diputado provincial del massismo y precandidato a intendente.

Su sindicato le descuenta el 2% tradicional a sus setenta mil afiliados y un 2% extra, que incluye a todos los trabajadores bajo convenio (unos 200 mil).

Su hijo, Rodrigo Ledesma, secretario de Juventud del sindicato, espera el procesamiento de la Justicia por haber atacado a balazos a un grupo de dirigentes de una lista opositora, el 10 de mayo de 2013. Los empleados agredidos se disponían a presentar una lista alternativa por primera vez en 24 años. Según admitió el propio supermercado Carrefour ante un grupo de empleados, el gremio de Ledesma indujo el despido de varios trabajadores opositores.

El club de Laferrere tiene como sponsor a Seoca. Y en el Morumbí, como le dicen al estadio de Lafe, se hacen los actos políticos de Ledesma. La barra del club cambió de liderazgo en 2013. Hasta entonces tenía el monopolio de “evitar” robos o ataques a los comercios del centro de Laferrere, a cambio de $ 3 mil por local, según denunció la Cámara de Comercio local.

Coment� la nota