Serios incidentes se registraron en la UOCRA

Ayer, afiliados descontentos con la actual conducción, ocuparon el edificio del gremio y echaron al secretario General, José Salinas. Por la tarde, con el apoyo de gente de Río Grande, los oficialistas ingresaron a la sede y tomaron el control, dejando como saldo una decena de heridos. Luego intervino la Policía y desalojó a la totalidad de los manifestantes.
USHUAIA.- Diez trabajadores de la construcción terminaron con heridas de distinta consideración luego de un enfrentamiento que se produjo a últimas horas de ayer en la sede de la UOCRA, seccional Ushuaia, entre dos facciones que pujan por tener el control de esa asociación sindical.

Ayer, en horas de la mañana, disidentes a la actual conducción habían tomado el control de la sede gremial, desconociendo la autoridad del secretario General, José Salinas. Pero, más tarde, fueron desalojados por una fracción que responde a este último, acción en la cual tomaron parte agremiados de Río Grande que viajaron a la capital.

La fracción de Salinas ingresó al edificio de dos plantas y desalojó por la fuerza a quienes durante la mañana habían ocupado la sede gremial. La violencia fue tal que, según sostienen algunos, hubo armas de fuego de por medio y algunos trabajadores fueron arrojados desde el primer piso por las ventanas. Uno de los que cayó, presentó una herida grave: la fractura expuesta en una de sus piernas.

La Policía llegó cuando se suscitaban los hechos e intentó dispersar a los violentos con disparos de escopetas con postas de goma. Luego desalojó por orden judicial a los que habían quedado dentro del edificio.

Al cierre de esta edición, varios trabajadores que se oponen a la actual conducción mantenían un piquete frente al edificio de la UOCRA, en Torelli al 1228.

Cómo fueron los hechos

Los incidentes comenzaron cuando a las 8:30, personal del gremio arribó a la sede de Torelli 1228 para abrir las instalaciones, instante en que se hizo presente un grupo de afiliados que reclamó una reunión con el secretario General, José Salinas, para entregarle un petitorio.

Los trabajadores, disidentes a la actual conducción sindical reclamaron que se modifiquen determinadas acciones desde el gremio y afirmaron que no se sienten representados por la actual conducción. Denunciaron que Salinas digita ante las empresas constructoras quiénes son los que pueden trabajar y quiénes no.

Es más, se escuchó decir a algunos de los disidentes que en la UOCRA, seccional Ushuaia, existiría una suerte de «lista negra».

La discusión entre los empleados del gremio y los afiliados terminó con un enfrentamiento a golpes de puño. El episodio además dejó como saldo algunos vidrios rotos de la sede sindical.

«Antecedentes de drogas»

El secretario general de la UOCRA, José Salinas, acusó que entre los manifestantes que se hicieron presentes en el sindicato, había «personas que no tienen nada que ver con nuestra organización», subrayando que algunos de ellos tienen causas penales por «tráfico de drogas».

En sus críticas, apuntó a la figura de Ramón Brauton, un ex integrante del gremio de la construcción, que estuvo implicado en casos de corrupción y que en los últimos años pretendió retomar las riendas del gremio.

Salinas advirtió que «hay personajes que no son ni trabajadores de la UOCRA y que buscan entrar por la ventana en el gremio. Las elecciones son abiertas y cada afiliado puede presentar las listas que quiera», invitó el gremialista.

Comentá la nota