Hay siete detenidos más por la violenta toma de la sede de la UTA

Hay siete detenidos más por la violenta toma de la sede de la UTA

Uno de los imputados es el secretario adjunto del gremio, Domingo Sixto Tactagi.

Otros siete involucrados con la violenta toma de la sede de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) fueron detenidos en la madrugada de ayer, en ALLANAMIENTOSsimultáneos dispuestos por el juez de Garantías 2, Ignacio Colombo, entre ellos a tres miembros de la comisión directiva que conduce Jorge Flores. Se trata de los secretarios adjunto Domingo Sixto Tactagi; de actas y difusión, Carlos Martín Barrios, y de cultura, Jorge Juan Banda. Estos se suman a Omar Pereyra, el secretario gremial del sindicato, quien está privado de la libertad junto a otras tres personas desde el 12 del corriente, cuando se produjo el episodio de marras que derivó en la toma de rehenes.Las nuevas medidas -requeridas por el fiscal penal 6, Horacio Córdoba Mazuranic- se concretaron horas después de que Colombo dictara la prisión preventiva para Pereyra, Walter Ignacio Pérez, Daniel Hipólito González y Raúl Oscar Villa, los cuatro detenidos inicialmente por los incidentes ocurridos en el edificio de la calle San Luis 555. El magistrado decidió ampliar el decreto de imputación por los delitos de secuestro coactivo, robo en poblado y en banda y daños en concurso real para Tactagi, Barrios y Banda, además de Exequiel Maximiliano Malenque, Cristian Alberto Figueroa, Agustín Darío Cayo y Oscar Orlando Camacho, este último con domicilio en la ciudad de Orán."Mis defendidos son trabajadores, choferes de colectivo y de ninguna manera delincuentes, como se pretende soslayar. Son personas de bien que luchan por una vida digna y que hoy están convertidos en presos políticos sindicales, propios de la última dictadura militar", sentenció el abogado Francisco Raúl Figueroa, defensor de cinco de los detenidos, durante una conferencia ofrecida ayer.La detención de los 11 imputados en la causa se dispuso a partir de los testimonios brindados por Flores, Miguel Ángel Rasgido y Mario Alberto López, quienes denunciaron haber sido víctimas de secuestro coactivo y agresión física. Rasgido contó que vio cuando Peryera, Villa, Malenque, Pérez, González y Camacho entraron al gremio con fierros y palos, y que una vez adentro fueron amenazados y agredidos por los tres primeros. En tanto que Flores sostuvo que Barrios, Banda y Tactagi actuaron en connivencia con los intrusos, dejando entrever que fueron instigadores del golpe de estado sindical que pretendían dar. "Querían que renuncie para que asuma Tactagi", expresó el secretario general del gremio que nuclea a los choferes de corta, media y larga distancia del servicio de transporte de pasajeros. Refirió que del grupo agresor formaban parte Camacho, Pérez, González, Malenque y sindicó a Pereyra y Villa como los cabecillas de la revuelta. También señaló que Figueroa era el que llenaba botellas con nafta y que amenazaba con producir un incendio.Los siete detenidos fueron alojados en celdas separadas en la Alcaidía de tribunales. Horas después Banda, Malenque y Barrios se descompensaron y los internaron en el hospital San Bernardo. "Mi marido está con problemas urinarios, me dijeron que orinó sangre", contó a El Tribuno Belén Gamen, esposa de Malenque. "Es uno de los despedidos de la empresa El Cóndor y, como se ve, no se conformaron con echarlo, sino que ahora lo meten preso", concluyó.PIDEN LA LIBERTADHugo Campo, otro de los abogados de los trabajadores detenidos, sostuvo que “no hay ningún motivo para que estas personas estén detenidas”. Expresó que la imputación de secuestro coactivo, robo y daños que pesa sobre ellos no se ajusta a la realidad. “El fiscal tienen 24 horas para resolver el pedido de excarcelación y si la deniega no descartamos la posibilidad de plantear un hábeas corpus”, indicó.Su colega Figueroa anunció que viajará a Buenos Aires para poner en conocimiento de esta situación a las autoridades de la CGT, e informó que el próximo miércoles se realizará una manifestación para exigir la libertad de los trabajadores.

Comentá la nota