Sigue el caos en las rutas por el conflicto citrícola

En desacuerdo con las pautas salariales acordadas por UATRE y la ATC, los cosecheros volvieron a cortar las rutas de la provincia. Contraprotesta de quienes están dispuestos a trabajar.
El conflicto de los cosecheros del citrus escribió ayer un nuevo capítulo en su reclamo por la necesaria modificación en el acuerdo salarial concretado por el gremio que representa al sector, la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) y las instancias patronales demarcadas por la Asociación Tucumana del Citrus (ATC).

En este sentido, y en el marco de las medidas de fuerza que se vienen registrando de manera consecutiva en las últimas jornadas, los agentes disconformes con la pauta laboral resultante decidieron cortar dos arterias viales que comunican a la ciudad Capital con puntos neurálgicos del interior de la provincia. Por un lado, bloquearon la Ruta 307 a la altura de Santa Lucía, y la Ruta 38 próxima a la zona de Acheral. En ambos ejes de corte se graficó un gran inconveniente para automovilistas que se vieron varados en tales sectores, desatando, a su vez, un gran malestar, pues varias familias tenían pensado disfrutar de un fin de semana en los Valles.

La nota destacada de la jornada, sin embrago, estuvo determinada por una contraprotesta, desarrollada por trabajadores del limón (pero que pertenecen a otra representación sindical) que se hicieron presentes en plaza Independencia, para demostrar su insatisfacción con las medidas adoptadas por sus pares, ya que alegan que ellos tienen derecho a trabajar, por lo que los bloqueos en las empresas citrícolas les imposibilitan tal pretensión. Cabe destacar que esta situación fue desencadenada por peones que responden al gremio de la Alimentación que no concuerdan con lo promovido por sus colegas de UATRE. El sector "rebelde" solicita una recomposición salarial del orden del 30 por ciento, contra el 25 por ciento rubricado por sindicalistas y empresarios.

Comentá la nota