Siguen los cruces por el aumento en los salarios

Los industriales reiteran que es "absurdo" el reclamo de más del 30%. Pero gremios insisten en reabrir paritarias
Si bien la CGT y la Unión Industrial Argentina (UIA) acordaron debatir políticas de desarrollo y de inclusión social de largo plazo, no cede la polémica que mantienen los dos sectores por la puja salarial en las paritarias.

En ese sentido, el titular de la UIA, Héctor Méndez, sostuvo que una pauta salarial anual de "veintipico por ciento es razonable", mientras que calificó de "absurdo" el pedido de aumentos por encima del 30 o 40 por ciento, antes de participar el encuentro con los referentes de la central sindical.

Reiteró que no hay que "dejarnos arrastrar" por la "psicosis" generada en torno de los aumentos de haberes, pero insistió en que "los salarios se negocian por necesidad", declaraciones que ya habían despertado una polémica en vísperas de la reunión con los jefes de la CGT.

Las declaraciones del titular de la UIA fueron en respuesta a la decisión de la CGT de "dejar librado a cada organización la discusión paritaria", según el secretario general del gremio de canillitas, Omar Plaini.

"La paritaria es una herramienta, después cada organización sabe cuál es el retraso de su actividad", señaló Plaini al ser consultado sobre el pedido de reapertura de la discusión salarial realizado por el gremio Luz y Fuerza, que comanda Oscar Lescano.

RECORD: SUBA DEL 50%

Pero la escalada con la mira en la inflación sigue. Y fue el gremio de los curtidores quien se convirtió en el que obtuvo el aumento salarial más importante de los negociados hasta ahora, del 50 por ciento, mientras que crece la presión de los sindicatos para lograr ajustes de sueldos superiores al 40.

El gremio de visitadores médicos, por ejemplo, ya anunció un plan de lucha a partir de este jueves, ante la negativa de las empresas del sector de aumentar un 42 por ciento el salario básico.

El reclamo fue anunciado en medio de la elevada tensión entre los gremios, que aseguran que necesitan sostener el poder adquisitivo de los trabajadores ante el avance de la inflación, y los empresarios que protestan contra los "desbordes" y piden un "freno" al Gobierno.

Méndez, por otra parte, habló del proyecto del abogado laboralista de la CGT Héctor Recalde, que promueve que las empresas compartan ganancias. Dijo irónicamente que "como empresa me gustaría que respondiéramos también por las pérdidas".

En el encuentro la delegación de la UIA, fue encabezada por Méndez, secundado por José Ignacio De Mendiguren, Osvaldo Rial, Carlos Garrera, Pablo Challú, Juan Carlos Sacco y Martín Etchegoyen.

Por la CGT participaron Antonio Caló, titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM); José Luis Lingeri, de la Federación Nacional de Trabajadores de Obras Sanitarias, entre otros.

Comentá la nota