El Simape busca una salida para destrabar el conflicto

El gremio cumplió ayer con la jornada de protesta votada en asamblea. Interrumpieron parcialmente el tránsito en la Autovía 2 y luego marcharon hacia el centro de la ciudad. Siguen reclamando un aumento salarial diferenciado del que firmó el SOMU. También apuntaron críticas contra el ministro Norberto Yauhar.
Los afiliados al Simape interrumpieron el tránsito en la Autovía 2 y posteriormente se movilizaron por las calles de la ciudad.

El Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) protagonizó ayer una nueva movilización para reavivar el reclamo de aumento salarial y exigir una pronta salida del conflicto que desde hace meses mantiene paralizada a la industria pesquera local. Además fue ratificado el acompañamiento de la Confederación General del Trabajo que tiene previsto realizar hoy una reunión plenaria en la que, probablemente, se resuelva poner en práctica medidas de acción directas para este jueves.

Ayer, cerca de las 8 de la mañana entre 150 y 200 marineros se concentraron en el acceso a la Autovía 2 para realizar una manifestación que, cerca del mediodía, se transformó en una movilización que recorrió distintas calles de la ciudad, pasando por el Palacio Municipal, la sede local del Ministerio de Trabajo de la Nación y el paseo comercial Güemes, hasta terminar en la zona del Puerto.

Esta vez las consignas tuvieron como principal destinatario al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Norberto Yauhar, a quien la conducción del Simape responsabiliza de haber trabado la posibilidad de que la semana pasada se pudiera firmar un acuerdo pergeñado en el Ministerio de Trabajo de la Nación y que tenía un relativo consenso entre el gremio y las cámaras empresarias. "Hay un Ministerio que está interesado en llegar a un acuerdo y otro que traba esa posibilidad, por eso nos parece importante que ahora intervenga la Presidenta", dijo al respecto el secretario adjunto del sindicato, Pablo Trueba. La concentración en la Autovía 2 se llevó a cabo durante más de 3 horas a la altura del arroyo La Tapera. Allí los trabajadores acompañados por dirigentes de otros gremios pertenecientes a la CGT, realizaron cortes intermitentes, entre cada 10 y 15 minutos.

Trabas ministeriales

El Simape resolvió aplicar este medida de protesta el viernes, en el marco de una asamblea durante la cual la comisión directiva describió ante sus afiliados las frustradas negociaciones que se habían desarrollado el jueves en Capital Federal. Concretamente ese día se había avanzado con la posibilidad de que se concediera una suba salarial para los marineros de la flota fresquera de altura del 22%, desdoblada en un 11% en marzo y un 11% en julio. Así, el Simape pretendía mejorar las condiciones obtenidas por su gremio rival, el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que semanas atrás había firmado un mismo porcentaje, pero a pagar un 11% en abril y otro 11% en octubre.

En todo momento las autoridades del Simape trataron de dejar en claro que el acuerdo no pudo ser firmado por la negativa del SOMU y la intervención del Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Por eso ayer el secretario general del gremio, Juan Domingo Novero, se ocupó de pedir un cambio de actitud de parte del funcionario, considerando que esto sería decisivo para destrabar el conflicto.

"El ministro de Trabajo, Carlos Tomada y el intendente Gustavo Pulti están jugando bien y el vicegobernador Gabriel Mariotto nos escuchó y entendió el problema. Pero Yauhar no da señales de vida aunque dicen que presiona a los empresarios para que no firmen con nosotros. Por eso nos parece que sería importante que, como lo hace con el SOMU, nos reciba y nos explique cuál es su posición", le dijo a LA CAPITAL. En este marco, en el que el Simape cree visualizar algunos desencuentros e intereses cruzados entre los dos ministerios, fue que Novero también pidió la intervención de la Presidenta. "Esperamos que cuando regrese a la Argentina ayuda a superar este conflicto", dijo.

Durante la manifestación y la movilización de ayer, el secretario gremial de la CGT, Fabián Giovanello, expresó abiertamente la solidaridad de la central obrera local con el Simape y habló sobre la repercusión que la extensa huelga está teniendo en otras actividades. "Ya han echado a trabajadores, hay hambre, estamos preocupados", dijo.

Asimismo Giovanello ratificó la decisión de todos los gremios nucleados en la CGT de evaluar la implementación de una medida de fuerza para reclamar una solución para el conflicto del puerto, en el marco de la reunión plenaria que se llevará a cabo mañana, a partir de las 16, en la sede de la UTA ubicada en Belgrano al 4500.

Comentá la nota