El Simape suspendió la marcha a Buenos Aires y analiza hoy una última propuesta salarial

La intervención de Randazzo en el conflicto fue la novedad de la jornada y también pareció perder protagonismo la figura del cuestionado Yauhar, foco de las críticas por su accionar en el conflicto.
El Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) no se movilizará hoy a la ciudad de Buenos Aires y en cambio tratará aquí, en asamblea, una nueva propuesta salarial elaborada en el Ministerio de Trabajo y refrendada en el de Interior, con la advertencia de que no habrá después de esta ninguna otra instancia oficial a la que acudir para solucionar el conflicto en el puerto marplatense.

El intendente Gustavo Pulti y los dirigentes Pedro Fernández y Fabián Giovanello, de la CGT Regional, trataron largamente el tema del conflicto ayer con el ministro y la viceministro de Trabajo, Carlos Tomada y Noemí Rial. Luego, Pulti fue recibido por Florencio Randazzo, el ministro del Interior, para redondear la gestión.

A última hora de anoche, recién llegado de regreso a la ciudad desde Buenos Aires, el intendente entregó en mano a la conducción del Simape la propuesta salarial cuyo cumplimiento garantiza el Gobierno nacional, elaborada para solucionar el conflicto que mantiene casi paralizada la actividad pesquera marplatense desde abril pasado. Junto con el papel, Pulti les transmitió a los dirigentes del Simape una sentencia que sonó definitiva: "Esta resolución es claramente mejor que lo que había y después no nos quedan más instancias".

Juan Domingo Novero, el secretario general del Simape, igual que su adjunto Pablo Trueba, ya sabían a qué se estaba refiriendo el jefe comunal aun antes de leer la propuesta. Es que horas antes, desde su despacho en Interior, el ministro Florencio Randazzo le había transmitido telefónicamente lo mismo a Novero: "Es la última oferta. No habrá otra".

La intervención de Randazzo en el conflicto fue novedosa: directivas superiores lo pusieron a pilotear la situación con carácter de urgente, forzando un acuerdo que no pasara de ayer. De hecho, perdió protagonismo su par Norberto Yauhar, de Agricultura, Ganadería y Pesca, foco de las críticas de trabajadores y funcionarios municipales por "poner palos en la rueda" a las negociaciones.

A la espera de la asamblea

Nada seguro se supo de la propuesta, guardada celosamente por los protagonistas hasta que la conozcan los marineros en la asamblea que reabrirá hoy ante la sede del Simape, en la banquina. Pero la única variable de acuerdo de la que se hablaba en las últimas semanas no pasaba por elevar el 22% firmado por el SOMU sino por flexibilizar la forma de pago de ese porcentaje. A ese detalle apuntó un párrafo del parte de prensa emitido anoche por la Municipalidad, tras las reuniones de Pulti en Trabajo e Interior: la resolución "mejora la propuesta salarial existente, anticipando el cobro de los incrementos pautados".

Lo cierto es que ayer muy temprano la conducción del Simape resolvió suspender la marcha a Buenos Aires en la que iban a protestar ante el Ministerio de Yauhar, a quien consideran aliado de las cámaras empresarias y del SOMU, sus rivales por la representación del personal embarcado.

Novero y Trueba estaban anoticiados de que se abría una nueva vía de solución a nivel ministerial y que era necesario que ellos hicieran un gesto de buena voluntad: una marcha de protesta a la Capital contra un funcionario del Gobierno y en medio del clima de enfrentamiento disparado por el paro y movilización lanzado por Hugo Moyano, corría el riesgo de restarles más que de sumarles.

Según dijo Trueba, como el ministro Yauhar avisó que no iba a estar hoy en su despacho, la movilización perdió sentido. ?Nos enteramos que justo este martes el ministro va a estar en Rosario?, ironizó el secretario adjunto.

Ahora, como la semana pasada, el Simape está frente a una oportunidad. Una propuesta laboriosamente hilvanada por Tomada el jueves pasado -podría tener puntos de contacto con la que se elaboró anoche- no llegó a tratarse en Mar del Plata porque "el diablo metió la cola" en el camino. El viernes, representantes de las cámaras pesqueras consiguieron llegar al ministro Yauhar y luego se sumó también el SOMU.

Hay pocas certezas sobre lo que allí se habló pero lo cierto es que la propuesta que finalmente le llegó a la asamblea de los pescadores hablaba de compensaciones por vía del "subsidio" y no de un adelanto de plazos de pago. Peor todavía, el "subsidio" lo tenía que pagar el Estado, no los empresarios.

Gestiones finales

Lo que siguió es historia reciente. El sábado la asamblea en el puerto rechazó la propuesta de compensar con un "subsidio", ratificó el paro y votó llevar la protesta al reducto del ministro Yauhar, en Buenos Aires. La posibilidad de un acuerdo estallaba por el aire.

Ayer, Pulti y los dirigentes de la CGT -los del Simape y las cámaras empresarias estuvieron informados por vía telefónica- recibieron de Tomada y Rial la "resolución que mejora la propuesta salarial existente, anticipando el cobro de los incrementos pautados" y se comprometieron a entregarla en mano a los dirigentes de los pescadores.

En ese contexto, el intendente declaró: "Estamos acá porque pensamos que se deben hacer todos los aportes y gestiones posibles para que el conflicto se supere y que toda la familia de la pesca pueda volver a trabajar en paz, pero no somos quienes para tomar una determinación definitiva que corresponde a los trabajadores y las empresas".

Luego ante Randazzo, el intendente tuvo la certeza de que esa oferta era un compromiso formal del Gobierno y que era la última posibilidad de explorar una solución. De ahí en más, a lo largo de la jornada de hoy, la última palabra la tendrán los trabajadores afectados que deberán aceptar o rechazar la propuesta.

Comentá la nota