El sindicalismo advierte que elevará el reclamo

El sindicalismo advierte que elevará el reclamo

En los gremios tucumanos dijeron que el paro tuvo un alto acatamiento y sostuvieron que la protesta puede continuar con una huelga de 48 horas, en caso de que el Gobierno nacional no responda a los reclamos. “Cuando le pongan techo a la inflación vamos a ponerles techo a las paritarias”, expresó Hugo Moyano, titular de la CGT Azopardo Bajada

Los camiones de transporte y los colectivos no circularon por las rutas, no hubo recolección de residuos en casi toda la ciudad capital, entre otras medidas, y las organizaciones de izquierda y sociales concretaron cortes en diferentes puntos de la provincia. Así se desarrollo el paro nacional en Tucumán.

En las diferentes regionales gremiales, entre ellas, Camioneros, ATE, Caucho, la CTA Autónoma, consideraron que la huelga de 24 horas tuvo un alta acatamiento, que en algunos sectores alcanzó el 100%.

“La actividad fue nula en las empresas de distribución de lácteos, de mudanzas, correo privado y transporte de caudales ni combustibles. No observamos que algún colectivo de la UTA de larga distancia haya circulado durante la madrugada. En nuestra actividad fue total la adhesión, como sucede siempre cada vez que nos convoca el compañero Hugo Moyano (titular del Sindicato de Choferes de Camiones -Sichoca-). Los trabajadores, además, nos acompañan en este tipo de medida”, dijo el titular de la seccional provincial de Camioneros, César Torres.

El dirigente se reunió ayer en la sede de la capital, junto con Daniel Acosta, de Caucho,Salvador Agliano, CTA, Martín Rodríguez y Marcelo Sánchez, de ATE, y Vicente Ruiz, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), entre otros.

“Estamos convencidos del reclamo que venimos haciendo. No hay dudas sobre el (cambio del) Impuesto a las Ganancias; los sueldos bajos de los jubilados; la inseguridad y por paritarias sin techos (...) Es pura y exclusivamente contra el Gobierno (por la demanda). La plata que no se devuelve a las obras sociales es responsabilidad del Poder Ejecutivo (Nacional). Estamos convencido hace bastante tiempo de nuestra demanda, pero no hay respuestas. El último anuncio respecto de Ganancias no convenció a nadie porque terminó siendo una contradicción”, enfatizó Torres.

El sindicalismo local también marcó su posición respecto de la continuidad de la protesta y dejó en claro que se analizará una medida de 48 o 72 horas horas, en caso de que la Casa Rosada no responda a esas consignas. “Seguramente se va a evaluar en algún plenario de la CGT (Azopardo)”, enfatizó Acosta.

“La falta de respuesta y de diálogo del Gobierno nacional hace que la dirigencia sindical tenga que exigir de otra manera. Hay un indicio, y como lo dijo el compañero Luis Barrionuevo (Gastronómicos), el próximo paro debería ser por 48 o 36 horas. Deberíamos ir por algo más porque el Gobierno nacional está burlándose de nosotros”, añadió el sindicalista de Caucho.

Por su parte, Agliano dejó en claro que los puntos demandados han sido totalmente claros. “Lo que no es evidente es la política del Gobierno. Primero, viola la ley impositiva y aplica Ganancias a los salarios. Estamos de acuerdo con ese régimen fiscal para los que generan dividendos, como el juego y las rentas financiera y minera. Por ello, habría que hacer una reforma impositiva. Si hablamos de paritarias libres, no es claro lo que hace el Gobierno, al poner un techo en las negociaciones. Y cuando hay acuerdo por encima del porcentaje que quiere el Ejecutivo, éste no lo homologa”, manifestó.

Rodríguez, al ser consultado sobre cómo incide el período electoral, respondió que se da importancia a los reclamos sea o no un año político, ya que el Gobierno ha errado en la política de salud, viviendas, salarial. 

“El descontento de los trabajadores es real y los dirigentes sindicales le ponen fecha (a la protesta) por el mal momento que genera el Gobierno”, expresó.

Inclusive, el dirigente hizo hincapié en que se está “atravesando el peor momento de la administración kirchnerista. “No hay seguridad, los sueldos no alcanzan, hay problema de educación y en la salud”, destacó Rodríguez, quien comentó que en la administración pública hubo dispar nivel de actividad: “trabajaron los que viven cerca de sus oficinas”.

Por su parte, Ruiz remarcó que “la pobreza está al orden del día” en el interior de la provincia. “Cada vez tenemos más argumentos para salir a reclamar”, dijo, al referirse a las variables que afectan en la economía familiar, como el cobro del IVA al consumo de sectores vulnerables y Ganancias a trabajadores, o el aumento de la garrafa social.

“Contundente”

En Capital Federal, las centrales sindicales opositoras destacaron que el paro fue contundente y advirtieron que si no hay respuesta a sus reclamos, los gremios realizarán nuevas protestas y con más movilizaciones.

El jefe de la CGT Azopardo sostuvo que la medida “tuvo una adhesión muy importante, lo que demostró una disconformidad con la política que aplica el Gobierno con los trabajadores”. 

La mayoría de las provincias, incluyendo Capital Federal, quedaron casi paralizadas por la adhesión de cientos de gremios del transporte y estatales a la huelga, consignó la agencia DyN.

En una conferencia, junto con Barrionuevo y Pablo Micheli, de la CTA Autónoma nacional, Moyano sostuvo que muchas veces el sindicalismo es criticado porque los paros son políticos, tras lo cual justificó la protesta en que los trabajadores “viven una política perjudicial”.

“Cuando le pongan techo a la inflación vamos a ponerle techo a las paritarias”, advirtió el camionero.

Comentá la nota