El sindicalismo opositor ya definió que irá al paro en agosto

El sindicalismo opositor ya definió que irá al paro en agosto

El Gobierno y los gremios. Micheli dijo que será en la primera quincena. Moyano y Barrionuevo analizan la duración.

Todavía no está definida la fecha exacta ni si la medida de fuerza tendrá 24 ó 36 horas. Lo que el sindicalismo opositor sí ya parece tener resuelto es convocarán el mes que viene a un nuevo paro nacional contra el Gobierno. “Casi seguro va a ser en la primera quincena de agosto, después de que terminen las vacaciones de invierno”, apuró ayer el jefe de la CTA anti K, Pablo Micheli.

Consultado por Clarín sobre si el paro podría ser, como se rumorea, el próximo jueves 7 de agosto, el secretario general de la CGT rebelde, Hugo Moyano, evitó dar precisiones. “Tendremos una reunión en los próximos días con otros dirigentes sindicales para definir los pasos a seguir. Seguramente se tomará una decisión para después de las vacaciones de invierno”, dijo.

El líder camionero agregó: “Con el Mundial de Fútbol finalizado volvimos a vivir en la Argentina real, la de la inflación desbordante y la del Impuesto a las Ganancias que se come los aumentos salariales conseguidos en las paritarias”.

En caso de que para la fecha del paro la Casa Rosada siga sin modificar el mínimo no imponible, el acento de la convocatoria al paro estará puesto en Ganancias.

Aunque se plegará al paro (como sucedió en el del 10 de abril), es improbable que la CTA de Pablo Micheli participe de la reunión en la que se fijará la fecha. ¿La razón? Existen resquemores entre el dirigente estatal y varios sindicalistas peronistas. Lo que sí está definido es que está vez los que primero harán la convocatoria formal al paro general serán los maquinistas de la Fraternidad, los colectiveros nucleados en la UTA y otros gremios del transporte. Y que la CGT de Hugo Moyano y la CGT de Luis Barrionuevo aparecerán como sumándose a la medida de fuerza.

Un dirigente de un sindicato del transporte fundamentó esta singular metodología: “Hay varios gremios que no estamos ni en la CGT de Moyano ni en la de Barrionuevo y no queremos aparecer siempre yendo atrás de ellos”.

Pero la lectura política es otra. El maquinista Omar Maturano y el colectivero Roberto Fernández quieren hacerse valer. Sus gremios son los que pueden garantizar la paralización del transporte público el día del paro. En otras palabras: gran parte del éxito de la medida de fuerza pasa por sus manos. De Maturano, por otro lado, se sabe que pretende tener un papel más destacado en el sindicalismo. Ambiciona con ser en el futuro secretario general de la CGT.

De la reunión en la que se fijará la fecha del paro participarán Maturano, Fernández, Moyano, Barrionuevo, el peón rural Gerónimo Venegas, el estacionero Carlos Acuña, el panadero Abel Frutos y Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento).

En declaraciones a FM La Plata, Venegas pronóstico ayer que la medida de fuerza tendrá “ un acatamiento del 90%, será la manifestación del descontento de la gente”. El líder de UATRE también anticipó que “vamos a seguir reclamando hasta que el Gobierno escuche. Esta Presidenta parece que estuviera en ‘El país de las Maravillas’”.

Barrionuevo insistirá en la reunión con que el paro general debería ser por 36 horas y con movilización a la Plaza de Mayo. Es improbable, sin embargo, que prospere la propuesta del gastronómico. Se sabe que Moyano se inclina más por una medida de fuerza de 24 horas y sin movilización.

Algo que podría conspirar contra el éxito de la medida sería que finalmente no se pliegue la UTA.

Clarín no pudo ubicar ayer a Fernández, pero sindicalistas de trato habitual con el colectivero aseguraron: “El Narigón ya se comprometió”.

Comentá la nota