Sindicalismo opositor lanza hoy primer paro nacional en la era K

Sindicalismo opositor lanza hoy primer paro nacional en la era K
No habrá bancos, recolección de basura ni vuelos. Funcionarán la mayoría de los colectivos y subtes. Se sumaron a la huelga varias organizaciones sociales
PAULA LÓPEZ Buenos Aires

El sindicalismo opositor realizará hoy la primera huelga de 24 horas en la era kirchnerista, con la firme apuesta de lograr la más alta adhesión posible al reclamo que fue tildado de “político y extorsivo” por funcionarios nacionales. Para garantizar el éxito de la protesta, los organizadores buscarán inmovilizar la Ciudad de Buenos Aires y las principales ciudades del interior. Aunque la CGT de Hugo Moyano y la de Luis Barrionuevo, no llamaron a tomar la calle durante la huelga, la CTA disidente de Pablo Micheli y la Federación Agraria (FAA) de Eduardo Buzzi, saldrán a realizar piquetes en accesos a las principales ciudades, rutas y en algunos casos en las puertas de empresas. Mientras, desde el Gobierno se buscará garantizar el transporte y la libre circulación de quienes deban concurrir a sus trabajos (ver pág. 3), aunque no se explicitó cómo lo lograrán.

“El que tenga ganas de trabajar, que no lo haga mañana (por hoy)”, dijo Micheli. Desde la central que preside se informó que los bloqueos a los accesos porteños y en el resto del país se montarán desde las 7 de la mañana. El líder de la CTA disidente remarcó: “el paro no es en contra de nadie, sino en defensa de los trabajadores. Vamos a cortar rutas y puentes todas las veces que sea necesario. Para nosotros es más importante comer que circular”, planteó.

La huelga, que lleva como consigna principal una suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y un alza en las asignaciones familiares, amalgamó a esos representantes de obreros y ruralistas, a los que se sumaron organizaciones sociales como la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie, que movilizarán y cortarán calles y rutas.

La protesta, además, hasta contó con el apoyo de Sociedad Rural (SRA). También adhirieron los cooperativistas de Coninagro. El fin de semana lo había hecho Confederaciones Rurales (CRA).

Mientras, la CGT más afín al Gobierno, la que dirige Antonio Caló, no dio su posición de manera formal, aunque varios gremios que la integran, como los ferroviarios de La Fraternidad, informaron que no adhieren.

Ayer moyanistas y barrionuevistas se reunieron para ultimar los detalles de la protesta y ratificaron que si no obtienen respuestas, están dispuestos a profundizar las medidas de fuerza. Una huelga de 36 a 48 horas sería el próximo paso.

Los gremialistas, además, aprovecharon para endilgar por adelantado al Gobierno la responsabilidad en cualquier incidente que pueda producirse hoy durante las protestas callejeras. “Con el paro, se pone de pie la Argentina porque los trabajadores tenemos que llevar adelante un plan de lucha ya que no somos escuchados lo vamos a hacer”, advirtió Gerónimo Venegas, del gremio de los peones rurales.

Los peones de Uatre y los ruralistas de FAA serán los encargados de evocar los piquetes del 2008, en contra de las retenciones móviles, con manifestaciones en 50 localidades de 15 provincias, con foco en los accesos a Rosario, Córdoba y La Plata.

“Vamos al paro contra el ajuste. Queremos que se puedan discutir los problemas que tiene nuestro país. El gobierno, en lugar de dar un giro razonable y convocar a espacios de diálogo, sigue profundizando las fracturas. Por eso decimos que estamos mal y vamos peor”, recalcó el presidente de FAA, Eduardo Buzzi.

Los camioneros liderados por Pablo Moyano iniciaron ayer a la tarde el paro en los pasos fronterizos, mientras que a la medianoche se sumaron los recolectores de residuos, transportadores de caudales y demás medios de transporte de cargas. Hoy no habrá bancos, los hospitales solo atenderán guardias y urgencias y algunos gremios docentes adherirán a protesta.

Comentá la nota