Un sindicalista amparado por sus pares, el kirchnerismo y empresarios

Un sindicalista amparado por sus pares, el kirchnerismo y empresarios

Omar "Caballo" Suárez acumuló poder y participación en empresas navieras en sus largos años al frente del SOMU. No podría haberlo hecho sin la complicidad del poder político y sindical.

Omar Enrique Suárez no hubiese podido transformarse en el sindicalista más poderoso del Mar Argentino si no hubiese contado con la complicidad del poder político y sindical, y con los acuerdos con empresarios. Un grupo de dueños de compañías navieras se alió a fines de 2014 para intentar poner un límite al secretario general del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU). Lo denunciaron ante la Justicia Federal por “interrupción de las vías navegables”. Lo acusaban de organizar bloqueos en los buques cada vez que las empresas se negaban a “colaborar” con aportes de dinero a la Fundación Azul, creada por el gremio. 

El fiscal Gerardo Pollicita imputó a Suárez pero, en 2015, un grupo de abogados se presentó ante la fiscalía para retirar la querella contra el Caballo. Los letrados venían en nombre de las compañías que lo habían denunciado meses antes. Los empresarios habían llegado a un acuerdo con el gremialista. Si se retiraban de la causa, el fiscal ya no tendría los testimonios de los damnificados para sostener la acusación. A cambio, Suárez garantizaba la “paz social” en los barcos. 

Así lo relataron fuentes directas de la causa. Los empresarios lo reconocen, pero dicen que lo dejaron en manos de la Justicia (ver página 4). El expediente, sin embargo, siguió su rumbo y se transformó en la causa que dejó a Suárez detenido.

La Fundación Azul fue creada para cobrar por la “capacitación” de los afiliados. Los fondos eran aportados por las empresas marítimas, pero las denuncias probaron que se usaba para extorsionar a las compañías y que los cursos de capacitación brillaban por su ausencia. 

El gremialista se quedó junto a CFK hasta el final. Incluso la acompañó en su gira por Angola para promocionar una alianza comercial con Argentina.

Suárez logró colarse en varias empresas navieras con participación accionaria o miembros de los directorios de las compañías. En 2010, el SOMU se hizo de acciones de la marítima Maruba. La firma estaba al borde de la quiebra y fue rescatada por el Caballo con el apoyo del kirchnerismo. La empresa tenía pérdidas por más de $ 47 millones, según los balances a los que accedió PERFIL. De la mano del Caballo empezó a repuntar, y para abril de 2013 tenía ganancias por $ 8,4 millones. Un ejemplo de que la alianza con Suárez podía sacar oro del barro. 

El sindicalismo también fue un amigo central. Con la llegada del kirchnerismo, Suárez rompió alianza con Luis Barrionuevo y se cobijó bajo el ala de Hugo Moyano. Tras la ruptura del moyanismo con el gobierno kirchnerista, migró a la CGT oficial que comandaba Antonio Caló.

Comentá la nota