Un sindicalista cercano a De Vido deberá declarar ante la Justicia

El marítimo Omar “Caballo” Suárez pasará por Comodoro Py por una causa de extorsión y por entorpecer el transporte.

Un sindicalista cercano a Julio de Vido y amigo del Gobierno nacional deberá declarar en Comodoro Py por entorpecer el transporte y extorsionar empresarios.

El diario Perfil anticipó que el fiscal federal Gerardo Pollicita pidió la indagatoria del sindicalista Omar “Caballo” Suárez, titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu) y uno de los gremialistas mimados del Gobierno.

A tal punto es cercano que en pleno proceso judicial estuvo en el despacho del ministro de Planificación la semana pasada, en una reunión ampliamente difundida por la agencia oficial Télam.

El Caballo Suárez está imputado por los delitos de entorpecimiento del transporte (frenó buques del sector energético sin razón aparente) y puesta en peligro de la seguridad de una nave. Pero detrás de la imputación se esconde una supuesta maniobra de extorsión a empresarios.

El fiscal también pidió al juez Rodolfo Canicoba Corral que indagara a Jorge Agustín Vargas y Rigoberto Suárez Cardozo, autoridades del gremio. Vargas y Rigoberto Suárez irán a declarar el 16 de octubre, mientras que Caballo Suárez se presentará en los tribunales el 30 de octubre.

Vargas fue aliado del Caballo hasta hace semanas y estaba perfilado para ser su sucesor, con el aval de Suárez, a quien le recomendó que se abocara a su situación procesal. Hace quince días, Vargas terminó con un puntazo con un estilete, lo que determinó que en marzo peleará con Caballo para destronarlo.

Según dijeron fuentes gremiales a LPO, es justamente por ese puntazo que hay preocupación tanto en el gremio como en el Gobierno por las verdades que pueda ventilar Vargas en su declaración. En cuanto al Caballo, creen que es incondicional pero que está muy complicado con la causa.

La extorsión

Perfil informó que según las empresas denunciantes, ante la negativa de “contribuir” con dinero para supuestas campañas de capacitación de los afiliados del Somu, sus empresas fueron bloqueadas o sufrieron medidas de fuerza. De acuerdo al pedido de indagatoria, el dinero obtenido no sería destinado a la capacitación. Ingresaría a la Fundación Azul del gremio y luego sería “desviado” a la empresa Marítima San Jorge, manejada por el Caballo y el resto de los imputados.

Suárez pasó por todo el esquema de alianzas sindicales. Estuvo con Luis Barrionuevo y dejó sus filas para aliarse con Hugo Moyano. Así consiguió una llegada íntima al poder kirchnerista durante la gestión de Néstor Kirchner. Son asiduas sus fotografías con la Presidenta y, sobre todo, con Julio De Vido. Cuando Moyano rompió con el Gobierno, migró a la CGT oficial.

El Caballo no es un sindicalista más. Es un aliado y un socio. Aumentó su poder cuando el Ejecutivo quiso su propia compañía de bandera para transportar soja y le entregó al SOMU la única empresa argentina del sector, Maruba, que tenía deudas por US$ 50 millones. Suárez está vinculado también a supuestos negocio de contenedores en el Puerto de Buenos Aires y del transporte de combustibles líquidos, como reveló Perfil en 2011.

Pollicita enumeró en un escrito la situación denunciada en cinco buques entre abril de 2012 y fines de 2013. Los denunciantes son la Cámara de Armadores de Lanchas de Prácticos y las empresas Vessel SA y National Shipping.

Comentá la nota