Los sindicalistas acusan a empresas de debilitar a la OIT

Dirigentes sindicales que participan en la 102º Conferencia Anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra coincidieron en que el Grupo de los Empleadores pretende recortar la facultad del organismo tripartito para dictar normas con el objetivo de debilitar su rol y facilitar escenarios laborales más flexibles.
Trabajadores y empleadores dirimen desde el miércoles último, cuando comenzó la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), las atribuciones de los órganos de control de la OIT, discusión cuyo resultado puede afectar los alcances del derecho de huelga y la aplicación de otras normas del organismo tripartito.

"Lo que está en juego en la Conferencia es la potestad de la OIT para hacer normas, porque las delegaciones de los gobiernos neoliberales y las de los empresarios están interesadas en reducir la función normativa o anularla", indicó a Télam el secretario adjunto de la Confederación Sindical Internacional (CSI), el paraguayo Víctor Báez, quien participa en la cumbre anual del organismo tripartito de las Naciones Unidas (ONU).

Casi el mismo diagnóstico trazó Joao Felicio, secretario de Relaciones Internacionales de la Central Única de los Trabajadores (CUT), la mayor confederación obrera de Brasil, al acusar a los empresarios de "aprovechar la crisis global para disminuir el papel de la OIT y convertirla en un organismo espectador", posición que calificó de "conservadora y atrasada".

"Lo que ocurre es que los empresarios están aprovechando la crisis global para hacer lo que no pudieron hace diez o 15 años, que es enflaquecer a la OIT y a las organizaciones gremiales. El mejor ejemplo en esa dirección es España, donde todas las reformas se dirigen a la reducción de derechos" de los trabajadores, alertó Felicio. «

Comentá la nota