La sindicalización de la policía

¿Los policías tienen o no derecho a integrar un sindicato que los represente como tales? El tema es muy actual, en un contexto de inseguridad pública preocupante. Opina aquí el concejal (MPN) Osvaldo Llancafilo:
Es evidente que atravesamos un momento de atención sobre la situación de la seguridad pública y las fuerzas de seguridad, y a los que cumplimos con un cargo de representación nos cabe reflexionar sobre esto, ya que la realidad nos demanda.

A todos nos preocupa la seguridad ciudadana y por eso creo que los trabajadores que tienen a su cargo la protección de los vecinos, deben tener adecuadas condiciones de trabajo y de protección de sus derechos, así como salarios acordes a su dedicación, responsabilidad y profesionalismo.

Es claro que los reclamos por mejores condiciones laborales son valederos para todas las personas que trabajan en relación de dependencia y establecidos como derechos en nuestras constituciones, pero en la configuración estatal la Policía no es una institución más, la misma está conformada por personas facultadas a regular las relaciones interpersonales dentro de la sociedad a través de la potencial aplicación de la fuerza física.

Esta atribución exclusiva de la Policía está dada por la autorización social que recae sobre ella para hacer uso de la fuerza con el objetivo de afectar el accionar de ciertas personas, limitando sus derechos y libertades individuales en razón del interés público, siempre dentro de un contexto social determinado y en circunstancias específicas.

Para pensar en un debate serio creo que es necesario hablar primero de las características de la institución policial, para poder evaluar y discutir sobre la mejor forma de conducir los reclamos y necesidades de las personas que integran la fuerza.

En ese sentido digo que la Policía es una institución pública porque es organizada, dirigida y financiada por la comunidad, que es quien la autoriza a hacer uso de la fuerza a través de las estructuras de gobierno, y porque actúa colectivamente en razón del interés público.

Por ello la Policía es una institución políticamente subordinada al gobierno, y es este quien fija su doctrina, organización y funcionamiento, y quien establece los lineamientos políticos y estratégicos.

La Policía integra, el sistema de seguridad pública junto con otras instancias como el Poder Judicial y que en conjunto tienen como fin abordar y resolver los conflictos que se manifiestan por hechos violentos o acciones delictivas, a través de la prevención y/o la persecución penal de los responsables de los delitos. Por ello la Policía no es la única institución autorizada a ordenar o conducir el uso de la fuerza o ciertas medidas represivas, pero es a través de ella que dicho uso se concreta y el cumplimiento de estas funciones que son la razón de ser la institución tienen para mí un elemento insoslayable y que es ni más ni menos que laceleridad, la rapidez.

Por esta configuración especial y compleja de las fuerzas policiales, es que creo sería poco acertado aplicar un modelo de sindicalización, equiparado a otros estamentos estatales que distan mucho de esta muy especial conformación y función. Sin dudas serian poco previsibles las consecuencias que podrían tener un conflicto gremial de las fuerzas policiales en medio de una situación límite donde el tiempo entre una orden y la ejecución de la misma es crucial en el resultado de la situación como puede ser el corte de una calle o ruta, algún fenómeno climático, natural y/o de un conflicto social. Sinceramente me cuesta imaginar una situación en la que una orden a la policía dependa en su ejecución de la decisión de una asamblea gremial siendo esta una posibilidad latente en caso de la sindicalización de la institución policial, sin dudas la fuerza necesita de una estructura vertical donde las ordenes sean impartidas y cumplidas en función del profesionalismo que adquiere cada uno de los niveles de la institución policial. Si esto no fuera así creo que la población se sumergiría en un estado de desprotección y vulnerabilidad general.

El gobernador Jorge Sapag, se ha caracterizado por mantener el dialogo con los todos los sectores para discutir distintas cuestiones que hacen a las condiciones institucionales de cada organismo estatal.

Por eso creo que el camino para conducir los planteos que hacen a la fuerza de seguridad debería seguir encauzándose por el camino trazado, he de destacar la defensa que se ha hecho siempre sobre el profesionalismo de nuestra Policía Provincial, resaltando casos de arrojo y de entrega en resguardo del derecho de los ciudadanos y del respaldo del gobierno de la provincia a la hora de elaborar y ejecutar el plan de seguridad realizando inversiones en capacitación y equipamiento de la fuerza, ahora bien claro que hay que dar continuidad al fortalecimiento de la familia policial.

Comentá la nota