El sindicato intimó a remiseros

Los problemas del sector de transporte no son sólo los precios del combustible o los costos de mantenimiento, en General Pico los remises suman a esos problemas el conflicto por el blanqueo de los choferes.
Una fuente del sector indicó que las gestiones del sindicato, con una intimación en curso, se han vuelto una suerte de "apriete" por el que quizás no puedan responder.

Una persona que se desempeña dentro de esta actividad explicó que hay varios aspectos a tener en cuenta. Sin negar la necesidad, que tienen quienes conducen, de tener contrato laboral que les garantice aportes y obra social, pero "los números no dan".

El ingreso que percibe un remis puede llegar a una cifra mensual que ronda de 9 mil a 10 mil pesos, si hay buen movimiento en la ciudad. Y teniendo en cuenta, en muchos casos, que es el fruto de 24 horas de trabajo con turnos repartidos.

Ese dinero se reparte entre: El chofer al que le corresponde un 35 por ciento. Un 15 por ciento para la agencia. Para gastos de combustible se destina un 12 por ciento. El restante 38 por ciento lo recibe el dueño del rodado que se debe hacer cargo de impuestos, seguro, reparaciones y mantenimiento en general. Y cuando hay que realizar un arreglo costoso al vehículo el déficit es algo ineludible, según explicó la fuente consultada.

Exceso de móviles.

En General Pico la cantidad de móviles es superior al número estipulado como óptimo para que la actividad sea rentable. Según el Ministerio de Trabajo, explicó el informante, con los números actuales ni siquiera se logra una ganancia que amortice el precio del automóvil.

En lo que respecta a las regulaciones locales ya se había detectado está superpoblación en el rubro. La última ordenanza que emitió el Concejo Deliberante estipuló que para que el negocio sea rentable debe haber un remis cada 500 habitantes, pero hoy hay un móvil cada 300 habitantes. Por eso la baja recaudación es una constante.

En el 2011 fue reformada la ordenanza que ordena al transporte público. Allí se consideró la actividad de los taxis, remises, colectivos de líneas urbanas y combis de traslado escolar. Así se cambió la regulación 87/07 que era la que estaba vigente. En el marco de esos cambios los concejales del mandato anterior determinaron que había 200 remises circulando en la ciudad y una cantidad superior de choferes.

Uno de los planteos alternativos, en cuanto al blanqueo, es el monotributo. "La posibilidad de ser monotributistas fue consultada con un abogado, como una de las soluciones para eliminar el trabajo en negro dentro del sector. Y los letrados aseguraron que no hay nada que lo prohíba, que la ley contempla la posibilidad. Además se podría optar por alquilar el auto al conductor porque la licencia no limita esa acción, ni a nivel provincial ni en cuanto a las normativas nacionales", contó una persona vinculada al sector.

"Estamos presionados".

Un trascendido indicó que hay antecedente de dos fallos de la Justicia en La Pampa que favorecen a los permisionarios. Uno de los casos fue en el 2011 y el otro tiene una década de antigüedad. La referencia que deja esa causa es que el dueño del auto no es quien debe blanquear al chofer. Quien le da el viaje, le cobra y con quien está la dependencia real es con el agenciero, que a su vez retiene el 15 por ciento de las ganancias de cada móvil. O sea que la función de empleador la cumple en mayor medida la agencia y no el dueño del vehículo.

"Estamos presionados para un blanqueo y no nos dejan ponerlos como monotributistas aunque hemos demostrado con nuestra rendición de cuentas que no se puede", afirmó una fuente de confianza.

Y aseguró: "Vivimos de esto. No hay soluciones reales y es una situación muy forzada la que estamos atravesando. Nos han intimado a que en pocos días tenemos que blanquear, si no la multa se nos va a acumular. En Relaciones saben que hay fallos judiciales a favor del permisionario, y aún así no hay una reacción. Al mismo tiempo, el sindicato está en busca de afiliaciones, y por eso desestiman el monotributo y el alquiler del auto. Tenemos miedo de quedarnos sin trabajo".

Comentá la nota