El sindicato de pescadores está disconforme con la oferta y reclama mejoras

Si las bases del gremio convalidan hoy la posición de sus dirigentes, el conflicto en el puerto continuará. La propuesta "última" que elaboraron el lunes en el Ministerio de Trabajo, no termina de conformarlos.
Juan Domingo Novero y Pablo Trueba, referentes del Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape), informarán hoy a la asamblea de afiliados que están disconformes con la propuesta de aumento salarial que "bajó" desde el Ministerio de Trabajo de la Nación y buscarán el apoyo de los trabajadores para rechazarla formalmente. De hecho, el costo de esa decisión será la continuidad del conflicto que mantiene paralizado al puerto desde hace casi tres meses, con el agravante de que tanto el Gobierno nacional como el intendente Gustavo Pulti ya les hicieron saber que no habrá otra nueva instancia de diálogo.

Hasta la presidente Cristina Fernández de Kirchner se involucró ayer públicamente con el conflicto, cuando les dedicó algunos párrafos a empresarios y sindicalistas de la pesca en medio de la cadena nacional que utilizó al mediodía. ?En Mar del Plata tenemos un paro hace tres meses por un desacuerdo?, dijo la Presidenta y añadió: ?Estamos ayudando a 54 empresas pesqueras, con 3.080 trabajadores (...) Hemos también reducido los derechos de exportación de determinadas especies y, bueno, que encuentren ustedes a ver si hay algún empresario pesquero pobre o quebrado. Estamos haciendo un esfuerzo muy grande, todo esto cuesta plata?, insistió (ver páginas 18 y 19).

Lo concreto es que al menos a nivel de los dirigentes principales del Simape, la oferta que les entregó en mano Gustavo Pulti el lunes a la noche, está hoy más cerca del rechazo que de ser aceptada. Se plantea en ese texto -firmado por el ministro de Trabajo Carlos Tomada y refrendada por su par de Interior Florencio Randazzo- que queda firme el 22% de aumento firmado en mayo por el SOMU, pagadero en dos tramos de 11%, en abril y en octubre.

Según la propuesta del Gobierno, la única "gracia" concedida al Simape fue adelantar a julio la segunda cuota, con lo que en los hechos, a partir de la liquidación salarial de ese mes los pescadores ya estarían percibiendo el 22%.

La negociación fue ejecutada perentoriamente por Tomada y Randazzo entre el viernes pasado y este lunes, y necesariamente debió incluir tanto al SOMU como a los empresarios de las cámaras pesqueras marplatenses, las otras dos partes necesarias de cualquier acuerdo. Aunque estos dos últimos sectores guardan silencio, el Gobierno les aseguró al intendente y a los dirigentes de la CGT Regional que viajaron anteayer a Buenos Aires, que "todos están alineados, falta el Simape".

Ultimátum del Gobierno

Trascendió incluso que hubo "instrucciones precisas" de Presidencia de la Nación para "desarticular la huelga en el puerto de Mar del Plata".

Como se informó ayer, junto con la oferta vino también el ultimátum: "Después de esto no hay nada más". En otras palabras, o aceptan o se quedan sin nada.

Pulti se encargó de dejar en claro que de ahora en más se apartaba de cualquier negociación cuando aclaró que esta propuesta era la "última y definitiva" y que "no nos quedan más instancias?. Mañana se conocerá la eficacia o ineficacia de esa acción.

Tras la reunión de la directiva del gremio marplatense, el secretario adjunto Trueba blanqueó la disconformidad que presidirá la asamblea prevista para las 11 de hoy. "Nos acercaron el dictamen, que es la homologación de lo que firmó el SOMU y nuestra gente quiere el 22% todo junto a marzo?. Reiteró que el sindicato quiere una solución para el conflicto y se quejó de que ?jamás nos dieron la posibilidad de discutir con los empresarios".

Por último Trueba adelantó que podrían impulsar una suerte de paritaria atípica: "Vamos a ir con los compañeros de cada tripulación a cada una de las empresas para negociar".

En este clima poco auspicioso se aguarda la palabra final de los marineros del Simape, mientras cada día que pasa se torna más complicado el desenvolvimiento de otras ramas de la pesca y del sector comercial portuense, estrechamente ligado a esta actividad.

Comentá la nota